Discutir en el peronismo es funcional a Macri

0

(Por Ana Ines Martinez Córdoba) Las distintas corrientes del peronismo vienen planteando debates sobre cómo y con quién debería jugar el partido en las próximas elecciones de octubre. Sobre todo, los esfuerzos de los dirigentes y algunos medios se paran en esta ultima opción. Quien debe ser el o la dirigente que debe encabezar el proceso político de cara a las legislativas.

Todas las encuestas, a excepción de una sola que difundió Sergio Massa y que expresaba la opinión de 104% de votantes (una vergüenza), indican que Cristina es la favorita. A partir de allí, esa realidad, despierta un mar de especulaciones, operaciones y contraoperaciones de todo calibre.

Algunos dirigentes dicen que jugar con CFK es funcional a Macri, parados sobre el argumento de la grieta que genera la polarización con la Alianza Cambiemos y en particular las dos figuras de Macri y CFK.

El análisis de la supuesta funcionalidad al macrismo solo se sustenta en las ganas que CFK no sea candidata, ya que si las encuestas y las opiniones mayoritarias de los dirigentes convalidan la candidatura de la expresidenta, no habría mayor impedimento. Claro está, CFK debe decidir si ella competirá.

Pocas veces en la historia, o mejor dicho, nunca, una candidatura que contaba con el apoyo de la gente y de los dirigentes se tiró a la basura porque un puñado de dirigentes opinara que es funcional al poder. Un dato: los dirigentes que opinan eso no figuran en las encuestas.

Otro factor que pulula en la interna peronista es Clarín dando aire o castigando a los dirigentes que ellos consideran que son funcionales a su estrategia de poder. Cualquier movimiento de Clarín derrama sobre la opinión de los peronistas. Nadie sale de la trampa para opinar a favor o en contra de las operaciones de Clarín. Quienes de ven favorecidos directa o indirectamente se montan sobre la potente ola y barrenan. Quienes se ven afectados o molestos entran en el juego y salen a espadear al dirigente favorecido por las plumas de Magnetto.

La endogamia dirigencial potenciada por la clara estrategia de Clarín es un cóctel que hoy le permite a Mauricio Macri tener momentos de respiro ante el caos social que provocó su política económica.

Las encuestas marcan que la única posibilidad de vencer en octubre radica en un posicionamiento opositor sin disimulos, sin fisuras y con una propuesta programática capaz de revertir el daño macrista. Todo el resto es funcional a Macri.

Compartir.