El ministro de Justicia, Germán Garavano, dejó hoy en duda su continuidad en el Gobierno al señalar que "cuatro años son realmente desgastantes y es un buen periodo para sentar las bases de las reformas" que se impulsaron durante su gestión.

Entre otras cosas, el funcionario resaltó que él no viene de la política y detalló que en su paso por la administración pública descubrió que hay "muchas mezquindades", "muchas mentiras" y "poca gente comprometida".

"Yo creo que estamos en un periodo de transición, nuestra Justicia tuvo durante mucho tiempo una muy fuerte influencia política y de otros sectores. El proceso de salida de esa situación generan peleas por parte de algunos que parece que están de un lado o del otro", analizó.

Durante una entrevista a La990, Garavano explicó que lo que pretende hacer desde su Ministerio "son cambios que van a llevar tiempo", pero destacó la modificación de "algunas leyes de la organización" del sistema judicial y el cambio del Código Procesal Penal Federal.