En un caso más de abuso de autoridad por parte de la polícia bonaerense, el martes pasado, obligó a una mujer a dejar de amamantar a su hijo en una plaza céntrica del municipio de San Isidro.

Constanza Santos, que se dispuso a darle la teta a su bebé fue interceptada por dos mujeres de la policía local.

El hecho generó el repudio de la comunidad en general y rápidamente se viralizó en la redes sociales una campaña de apoyo a la joven de 22 años que luego de retirarse del Banco, cruzó a la plazoleta que se encuentra en las arterias Belgrano y Acasusso de esa localidad.

“Me senté en el mástil, en los bancos que hay ahí y le empecé a dar la teta ahí. Entonces veo que se me quedaron mirando los policías que estaban a unos metros, pero no le di importancia”, contó la mujer.

“Cuando levanto la vista, tenía a dos policías, chicas de aproximadamente 20-25 años, y una me pide mi documento y el del bebé. La otra me dice que no podía amamantar en la vía pública, que había una ley que lo prohibía”,relató Constanza.

“Les pedí que me dijeran cuál era la ley que avalaba eso y por qué me tenía que retirar, o que llamaran a un superior, ellas me decían que no tenían que llamar a nadie, y que me retirara. Me tuve que parar, porque una me agarró del brazo y la otra me decía que me iban a llevar por resistirme a la autoridad. Me tuve que ir con el bebé a upa llorando, el cochecito y la mochila”, añadió.

Molesta por esta situación, dos días después Constanza intentó hacer la denuncia por lo que había sucedido. Pero allí se llevó otra sorpresa: ninguna comisaría quiso tomarle la denuncia. Según relató la joven, fue a dos comisarías, a un juzgado, a una fiscalía, y hasta a la Comisaría de la Mujer, pero nadie quiso tomar la denuncia. “En la Comisaría de la Mujer me dijeron que sólo manejan violencia de género y familiar, y dicen que lo mío no fue un delito porque no me pegaron ni nada”, contó.

Ante esta situación, rápidamente en las redes sociales se organizó para el próximo sábado 23 de julio, a las 15, una convocatoria para un “tetazo” masivo. Será en la misma plazoleta de donde fue expulsada Constanza: Belgrano y Acasusso, San Isidro.

Por su parte el intendente, Gustavo Posse (Cambiemos) a través de un comunicado del municipio, "le pasó la pelota" al ministro de seguridad, Cristian Ritondo, al recordar que las comisarías dependen de su órbita.

A la vez que pidieron que se investigue el hecho por haner tomado "notoriedad pública".

"El municipio de San Isidro considera el amamantamiento en vía pública un acto que de ninguna manera constituye algún tipo de contravención o falta alguna. Y recuerda que el Hospital Municipal Materno Infantil de San Isidro fue certificado por Unicef como hospital amigo de la madre y el niño, por promover la lactancia y reitera su compromiso de fomentarla", concluyen en un comunicado, deslindando responsabilidades.

En tanto la oposición, le pidió a Gustavo Posse y al ministro de seguridad de la provincia, Cristian Ritondo que se investigue si hubo violencia institucional en contra de la madre.