Malvinas Argentinas es un hervidero. Jesús Cariglino parece dispuesto a todo antes de salir. Ahora recogió el guante de la polémica que generó el aumento de sueldos que hizo aprobar y que llevó su salario a 138 mil pesos y salió a decir que piensa donarlo.

El derrotado jefe comunal argumentó que la suba se debe a que en los empleados estatales de su municipio “hay 1500 pesos que tenían por bonificación y mérito que se los pusimos en el básico”, por lo que “automáticamente el intendente tiene 16 sueldos por sobre ese mínimo que cobra el empleado”.

“Yo percibía 71 mil pesos y ahora el sueldo que yo debo percibir es de 88 mil”, detalló Cariglino, contradiciendo en un primer momento la información que había revelado Leonardo Nardini, el intendente electo del Frente para la Victoria.

Sin embargo el barón local confirmó posteriormente que su remuneración bruta alcanza los 138 mil pesos con el último incremento salarial, cifra supera el sueldo del Presidente de la Nación.

De cualquier manera, Nardini aseguró ayer en su cuenta de Facebook que la justicia de San Martín resolvió hacer lugar a la medida cautelar presentada el mismo lunes, y que habría notificado al intendente actual a abstenerse de aprobar o promulgar alguna de las ordenanzas municipales aprobadas por el bloque oficialista en el HCD.

Nardini sostuvo que la justicia "también dejó sin efecto el traspaso a planta permanente de la patota del intendente y de los empleados ñoquis".

Aún así, Cariglino aseguró que donará el aumento salarial que el mismo se mandó a aprobar, aunque no precisó a que instituciones.

“Lo voy a donar a alguna escuela, iglesia o a cualquier entidad de Malvinas Argentinas para que no se especule más con este tema, porque el municipio sigue haciendo asfalto, cloacas, obras de gas y tiene un patrimonio enorme en maquinarias”, dijo en diálogo con Radio de la Ciudad.