El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo, admitió que "hay policías que pueden estar entongados" con las "mafias" que manejan a los denominados "trapitos" y reclamó "unificar los criterios" en los distintos distritos y avanzar con una ley provincial que prohíba la actividad.

"Hay policías que pueden estar entongados con este tipo de mafias y vamos a erradicarlos a los policías y a este tipo de mafias", dijo Ritondo tras el caso de Leonel Biasutti, quien sufrió una fractura de mandíbula en un incidente con una cuidacoches ocurrido en la localidad bonaerense de San Martín.

Sin embargo, reclamó la necesidad de "unificar criterios en todos los municipios, principalmente en el conurbano" y se comprometió a que "reiniciadas" las sesiones ordinarias en la Legislatura solicitará a su bloque que "empiece a tratar" un proyecto que prohíba la actividad de los cuidacoches en la Provincia.

"Sabemos que detrás de los trapitos no se mueve solamente alguno que necesita, sino que son bandas que operan detrás de todo esto y que tienen vinculación con otro tipo de delitos", afirmó.

En declaraciones a radio Mitre, el ministro explicó que "sin ley y con ordenanzas que son ambiguas, el ejercicio de la policía es distinto" y advirtió que hoy todos los municipios tienen policías locales para que "prohíban esta actividad si está prohibida", ya que fueron creadas "para este tipo de problemas".

Las declaraciones de Ritondo se dan en el marco de la agresión que sufrió Leonel Biasutti, de 26 años, que le provocó la fractura de la mandíbula. El hecho se conoció ayer, pero ocurrió el 16 de este mes en horas de la madrugada cuando el joven se negó a pagarle a una mujer trapito.

Biasutti quedó inconsciente después de recibir una trompada por parte de Fernando Jorge Avelik y ahora deberá ser intervenido quirúrgicamente, y luego tendrá 40 días de rehabilitación. El agresor fue detenido ayer, luego de la difusión pública del caso, y la Municipalidad de San Martín confirmó que se trata de un empleado de la Dirección de Tránsito.