El intendente Ariel Sujarchuk firmó un recurso de amparo contra Aguas Bonaerenses (ABSA) y el Estado provincial, en su carácter de accionista mayoritario de la firma, para que regularicen a la brevedad el suministro de agua potable en todas las localidades de Escobar.

Este tema prioritario para los vecinos y vecinas de Escobar,  aún no ha tenido respuesta desde el gobierno provincial encabezado por la gobernadora María Eugenia Vidal.

En el escrito presentando, también se exige que hasta tanto se normalice el servicio, la empresa garantice la provisión de agua de todos los vecinos mediante la implementación de medidas paliativas urgentes.

La iniciativa del jefe comunal, que hoy fue presentada ante la Justicia del Departamento Zárate-Campana, está acompañada por todos los bloques políticos.

Por otro lado, esta mañana, en la reunión de la comisión de Obras y Servicios Públicos, se votó por unanimidad un despacho que avanza en el mismo sentido. A su vez, el intendente se puso en contacto con la defensora del Pueblo de Escobar, Rocío Fernández, para articular acciones conjuntas y avanzar en la búsqueda de soluciones al conflicto.

"Vamos a continuar ejerciendo nuestros derechos ciudadanos mediante las vías institucionales, políticas, judiciales y todas las que tengamos a mano. En el objetivo de que los escobarenses tengamos el servicio de calidad que nos merecemos estamos todos juntos porque el agua debe ser incolora y no distinguir colores partidarios", explicó Sujarchuk.

En el documento, se califica al servicio de ABSA como "paupérrimo" e "inexistente", así como se advierte que se menoscaba "seriamente el derecho de acceso al agua potable a cientos de miles de vecinos e incluso al municipio, con las gravísimas consecuencias que ello trae aparejado para la salud e inclusive la vida de las personas".

"Lamentablemente, pese a los reiterados reclamos efectuados desde la Municipalidad, desde el Honorable Concejo Deliberante, y aquellos realizados por vecinos autoconvocados, ABSA ha hecho caso omiso a los pedidos de normalización del servicio, persistiendo de tal modo con un malicioso y deliberado incumplimiento en las elementales obligaciones a su cargo", se destacó en el escrito presentado.

Desde el inicio de su gestión, Sujarchuk priorizó garantizar la normal provisión de agua potable. Para eso, mantuvo una reunión con las autoridades de ABSA el pasado 6 de enero, donde exigió llevar adelante las obras que ayuden a brindar un servicio de calidad en el distrito, comprometiendo los recursos municipales a disposición de la empresa para que cumpla en tiempo y forma con los plazos de mejora.

El último miércoles, ante el agraviamiento de la situación en todo el municipio, volvió a elevar una queja ante el presidente de la compañía, Rafael Sardella. Ahora, acompañado por las fuerzas políticas propias y opositoras, el intendente decidió acudir a la justicia.