El conurbano va subiendo la temperatura a medida que se acercan los comicios y las denuncias de violencia son cada vez más frecuentes. Ahora llegan desde el Norte. Más precisamente desde el Partido de Tigre, cuna del massismo y uno de sus principales bastiones políticos.

El hecho ocurrió cuando jóvenes militantes de Cambiemos se encontraban distribuyendo material de propaganda de Mauricio Macri y de Ernesto Casaretto. En ese momento "fueron abordados por una patota de una reconocida ¨fuerza de choque¨ del Frente Renovador que les exigió a los gritos retirarse del lugar y luego les dio golpes y patadas", consignario desde Cambiemos con un comunicado de prensa.

"Es un nuevo hecho de intimidación política por parte de los adherentes al gobierno municipal ya durante la campaña previa a las elecciones de las PASO fueron destruidos dos carteles de propaganda de Cambiemos", señalaron.

Los jóvenes agredidos realizaron la correspondiente denuncia policial en la que dejaron constancia de lo sucedido.

"Desde Cambiemos pedimos que la violencia política, que nunca estuvo presente en los gobiernos de Acción Comunal, no se vuelva moneda corriente por parte del Frente Renovador", concluyó el comunicado, apuntando claramente a la gestión de Julio Zamora como principal sospechoso.