El legislador provincial, Sebastián Galmarini, decidió hacer públicas sus intenciones de ser quien ocupe el lugar del actual jefe comunal de San Isidro.

Las intenciones de Galmarini se conocen luego de que Gustavo Posse abandone el Frente Renovador definitivamente, salte al PRO, y mantenga sus pretensiones de querer ser el próximo gobernador de la Provincia.

"Creo que es momento de que los vecinos de San Isidro tomen la decisión del cambio. Es el tiempo de plantear una alternativa de gobierno y nosotros vamos a tener una propuesta de cambio para los sanisidrenses cuando llegue el momento de discutir candidaturas”, sostuvo Galmarini.

“En principio, lo he reiterado, a mí me encantaría ser intendente. Me encanta la escala política local", admitió en entrevista con el portal Zona Norte.

Para aludir de qué depende su postulación,  Galmarini expresó: “Voy a esperar los tiempos, y naturalmente Sergio (Massa) tiene un peso específico muy importante en mi decisión por la relación que nos une, y por la envergadura política y electoral que tiene en San Isidro, a través del afecto y el nivel de conocimiento que tiene su gestión en Tigre".

El hermano de Malena e hijo del histórico dirigente pejotista cerró "Hay que ser prudentes, sin por ello descartar que me encantaría ser intendente de San Isidro”.