Se viven días convulsionados en San Isidro. A la falta de encuadre electoral de su jefe comunal, se le agrega la fuerte polémica que se desató en la localidad luego de que trascendiera que Gustavo Posse, habría donado dos móviles de patrulla a Coronel Pringles.

Vale recordar que el jefe comunal pringlense, Carlos Oreste, fue el primer intendente en saltar desde el massismo al “Espacio Abierto”, la corriente comandada por el alcalde de San Isidro y que hoy no terminar de encontrar un encuadre más amplio.

En este marco, concejales de la oposición hicieron una denuncia sobre el tema y realizaron un pedido de informes al titular del ejecutivo local.

Según manifestaron, se trata de dos Volkswagen Gol que están “totalmente blindadas por el Municipio de San Isidro", y se entregaron por Gustavo Posse a Carlos Oreste, para que sea utilizados por el distrito que este último gobierna.

Además, los opositores sostienen que este hecho “no fue ni siquiera informado en el Boletín Oficial del municipio”, sino que tomaron conocimiento de esto a través de la información publicada en el diario El Orden de Pringles.

Según señala ese matutino, el propio Oreste indicó: “quiero agradecer a mi amigo personal, el Intendente de San Isidro doctor Gustavo Posse, su presencia en la ciudad para firmar este importante convenio, para de ésta manera colaborar con el Municipio de Pringles en seguridad, dado que San Isidro es un modelo no solo para nosotros sino para todos los municipios de la provincia de Buenos Aires”.

“Que nos entreguen estos vehículos, que van a servir para complementar lo que ya tenemos, y poder copiar el modelo de seguridad de San Isidro, es realmente muy importante para nosotros, dado que nuestra patrulla urbana ahora va a incorporar estos dos Volkswagen Gol 1.6 totalmente blindados que van a permitir a nuestros empleados trabajar en mejores condiciones de seguridad, y además que la policía nos quiera acompañar. Las unidades cuentan con los requerimientos que exige la ley”, publicó al respecto el diario pringlense.