La denuncia fue ampliada ante la fiscal de instrucción de Morón, Adriana Suárez Corripio, por el caso de los policías exonerados que forman parte de la patrulla seguridad urbana municipal, que señala directamente como responsable al jefe comunal massista, Luis Acuña.

La Red de Violencia Institucional de Hurlingham presentó una serie de pruebas que indican que el expolicía de la Federal, Horacio Ariel Rojas, estaría a cargo de once móviles que recorren el distrito, informó la semana pasada el portal 911-Online.

La causa radicada en la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Nº 8 está caratulada como "violación a los deberes de funcionarios público" y tiene como principal involucrado al intendente Luis Acuña.

En la misma se indica que el expolicía Horacio Ariel Rojas formaría parte del servicio de patrulla municipal de Hurlingham, estando a cargo de las once camionetas VW Amarok que patrullan la ciudad. Rojas, cuya alta como agente de maestranza (legajo prontuario 19.243) operó en 1998 con destino en la escuela de Suboficiales y Agentes de la Policía Federal, "fue dado de baja en setiembre de año 2004, al ser declarado por la junta de calificaciones personal prescindible para el servicio efectivo".

En el informe se explica que fue exonerado por "no revertir su conducta pese a la exhortaciones efectuadas por la junta de calificaciones del año 2003". En la decisión argumentan "fallas en el factor profesional que denotan su no sujeción al régimen general imperante en la institución".

Según la organización de DDHH, Rojas sería familiar de otro policía exonerado que dio inicio a esta investigación, en agosto pasado. Se trata de Gustavo Alberto Contreras, quien fue contratado como jefe de operaciones de la Patrulla de Seguridad Urbana Municipal. Contreras había sido exonerado de la Policía de la Provincia de Buenos Aires mediante una resolución dictada el 27 de mayo de 1994.

Contreras (derecha), junto a otros dos policías exonerados. Imagen 911-Online

Además de Contreras, en la policía municipal prestan servicio otros exefectivos de Bonaerense, y de la Federal, como el caso de Ivan Emanuel Nunes y Rojas. Los efectivos desplazados por las fuerzas de seguridad provinciales ahora portan armas sin autorización.