Tras el anuncio de 600 despidos de los 4.000 trabajadores que la automotriz alemana tiene en Pacheco, más de cien gendarmes acompañados por carros hidrantes se encuentran sitiando dicha planta, mientras en las afueras hay decenas de efectivos de la Policía Bonaerense.

Volkswagen había anunciado ayer  que ante la crítica situación "mantiene un diálogo fluido con todos los sectores involucrados, para desarrollar e implementar en conjunto toda herramienta que fuera necesaria, siempre cuidando el bienestar de sus empleados".

Eso quiere decir que a partir del 1 de marzo próximo se aplicará "un plan de suspensiones de parte del personal por 30 días", pero los trabajadores consultados habían dejado trascender que la suspensión afectaría a 600 empleados y que percibirían el 75 por ciento del salario.

Desde la mañana de hoy la automotriz pidió al gobierno provincial para que mande cientos de efectivos de Gendarmería que están apostados en la Autopista Panamericana. Otros cientos de policías de la Provincia, patrullan los alrededores de la planta y los carros hidrantes ya se encuentran en la planta.

Además, la multinacional alemana inicio en 2015 “un plan de adecuación de sus plantas donde se puso a disposición un plan de retiro voluntario y un programa de jubilaciones anticipadas para el personal de General Pacheco, acompañado de un plan de suspensiones rotativas durante 2016", indico Volkswagen .