Mientras el matrimonio entre Luis Acuña y Azucena Ehcosor analiza abandonar el massismo, se conoció un informe que revela la extrema austeridad de palabras de la diputada nacional por la provincia de Buenos Aires en la Cámara.

Azucena Ehcosor de Acuña no alzó la voz ni en una oportunidad desde que asumió en su banca como diputada nacional.

Fue la revista El Parlamentario que, como todos los años, presentó su resumen anual y reveló la lista de los diputados que no pronuncian ni una palabra en las sesiones.

En rigor la lista es de 14 nombres, pero la revista incluye a algunos legisladores que están de licencia como el riojano Javier Tineo (del FpV), otros que renunciaron a sus bancas como Martín Insaurralde (FpV) o el chaqueño Miguel Tejedor (UCR). Con lo que la lista es más reducida afortunadamente.

Azucena Ehcosor, pertenece -hasta ahora- a la bancada del Frente Renovador, y en la histórica sesión en la que se aprobó la creación de la Universidad de Hurlingham, no solo no habló si no que estuvo ausente, pese a ser la única representante de Hurlingham en la Cámara Baja.

La esposa del intendente, es acompañada en el silencio por algunos diputados del Frente para la Victoria como el cordobés Ramón Bernabey, el catamarqueño Néstor Tomassi, el jujeño Héctor Tentor, el misionero José Guccione, el chaqueño Gustavo Martínez Campos y el catamarqueño Manuel Molina. También por la santacruceña radical Susana Toledo, Soledad Martínez del PRO y Edgar Müller del peronismo opositor.

Mientras fue diputado, Sandro Guzmán –que ahora volvió a la intendencia de Escobar- también se llamó a silencio, igual que su compañera del Frente Renovador.

Azucena Ehcosor, llegó a la Cámara de Diputados en diciembre de 2013. En un año y tres meses todo lo que dijo fue “Si juro”.

Además de ser la esposa de Acuña y la madre de los tres hijos de ambos, Ehcosor mantiene una sociedad con el intendente que excede la política.

Acuña fue denunciado ante la Justicia por el presunto delito de lavado de dinero y evasión, llevado adelante a través de la empresa familiar Fasiem SRL, que cuenta con nueve propiedades en la provincia, sin declarar ingresos suficientes para dichos movimientos.

Fasiem, el nombre de fantasía de la firma, se compone de las dos primeras letras de los nombres de los hijos del intendente de Hurlingham: Fabrizio, Silvina y Emiliano, socios de la empresa además de María Azucena Ehcosor