Dentro del universo PRO, los candidatos a intendentes se pueden dividir en dos grupos claros: los famosos a los que Macri busca sumar como candidatos para repetir el “efecto Miguel del Sel", como Tommy Dunster, ex conductor de Versus y actor en Rebelde Way y varias series estadounidenses, quien se sumó al equipo de campaña del PRO en Quilmes y suena como un posible candidato a intendente.

Y por otro lado, los funcionarios porteños que van a probar suerte en sus pagos, como Gladys González en Avellaneda, Grindetti en Lanús, Guillermo Montenegro en San Isidro o Ramiro Tagliaferro en Morón.

Así, con un perfil más político y tras un fuerte coqueteo con el massismo, Tagliaferro busca consolidarse como referente PRO del oeste. Para eso, intenta instalarse como una especie de fiscal de la administración sabbatellista de Lucas Ghi.

"El sistema de salud no es prioridad para este municipio. Hace ocho meses que presentamos un proyecto de ordenanza para que los vecinos puedan solicitar turnos médicos por teléfono", se quejó Ramiro Tagliaferro, concejal de Pro en Morón.

Ahora el edíl macrista fue por la usina asfáltica. Denunció que la vieja usina, ubicada en Morón sur, aún funciona cuando en realidad desde principio de año están funcionando en las nuevas instalaciones.

El concejal por Nuevo Encuentro, Marcelo Ríos, salió al cruce de esta falsa denuncia y manifestó: “Tagliaferro gasta la plata mandando a hacer encuestas y cuando lo dan perdedor sale a decir cualquier mentira. La usina nueva funciona perfectamente en la Av. Callao, en uno de los extremos de la Base Aérea de Morón, al lado del vivero municipal y lo invito a visitarla”.

Además, Ríos aseguró que el marido de María Eugenia Vidal "está en contra de todo, y cree que oponiéndose por oponerse le va ir mejor en las elecciones. Ojala entienda que tiene que dejar de mentir y ponerse a trabajar por la gente”, concluyó.