Pocas horas antes de que Othacehé anunciara que irá en las próximas elecciones por otra candidatura a Intendente de la mano de Sergio Massa, provocó un fuerte cimbronazo en el espacio político que conduce su archi-enemigo, el sciolista Gustavo “Tano” Menéndez.

Es que en la última sesión extraordinaria del Concejo Deliberante merlino, se aprobó una licencia para la concejal que representaba a la agrupación vecinal Grande Merlo –liderada por Menéndez-, Roxana Monzón, quien está en este 2015 desempeñando labores en la dirección del Instituto de Previsión Social (IPS).

El escándalo se desató cuando Oscar “Toto” Ramírez, séptimo de la lista presentada en las últimas elecciones del 2013, fue convocado para asumir la banca que dejaba libre Monzón. Luego de que la presidenta del cuerpo legislativo, Adriana Vera,  le tomara juramento, el nuevo edil anunció su pase al Frente Renovador y pidió que se trasladara su atril desde opositor “Grande Merlo” al bloque mayoritario massista.

La escena de los dos empleados del Concejo mudando la banca de Ramírez generó el enojo de sus ex compañeros que no estaban anoticiados de la novedad, quienes de hecho ni siquiera sabían que que Ramírez estaba en el recinto, entre el público.

Así las cosas, el bloque de Othacehé suma 17 concejales, mientras que la agrupación Grande Merlo de Menéndez –que tampoco está ocupando su banca en el Concejo por encontrarse de licencia por razones personales- tiene 5.

El futuro político del sciolista y de su espacio político es por lo menos incierto. Sus dirigentes de base presionan pero por el momento el desconcierto es total respecto a los pasos a seguir.

Si bien, desde que Othacehé acordó con el Frente Renovador de Sergio Massa, Menéndez se amparó en el sciolismo, todavía no queda claro si conseguirá el acompañamiento de la totalidad del FpV para tratar de tener chances en octubre.