El intendente de José C. Paz, Mario Ishii, ahora se queja porque la Gobernadora bonaerense ya no le atiende el teléfono. En diciembre del año pasado María Eugenia Vidal visitó el distrito para inaugurar dos hospitales, el acto contó con la presencia de Granados y Eduardo Duhalde.

Nadie sabe porque la Gobernadora dejó de atenderle el teléfono a Mario Ishii, el jefe comunal de Jose C. Paz era uno de los intendentes peronistas que más le respondía. Hasta se especuló que el acto de fin del año pasado, donde se inauguraron dos hospitales, había sido el puntapié inicial para que el intendente comenzara a juntar a dirigentes enfrentados al kirchnerismo y conformar una especie de peronismo pro.

Además Ishii no ahorraba elogios, en público y en privado, hacia la gobernadora Vidal. En su cuenta de twitter, a mediados del año pasado, un Ishii contento publicaba que "el gobierno de Vidal me cumple a rajatabla con la coparticipación" y se solidarizaba por "la herencia del desastre que dejaron".

Pero parece que el idilio llegó a su fin y ahora el jefe comunal de José C. Paz comienza a molestarse porque Vidal ya no le atiende las llamadas telefónicas.

El tiempo pasó y la relación se enfrió, y ayer el intendente volvió a publicar en su cuenta de twitter pero esta vez el tono para con la Gobernadora no era el mismo. "Inauguramos dos hospitales y vamos por el tercero, pero todo con fondos propios. No recibimos ni un solo Peso de la gestión provincial", escribió enojado Mario Ishii.

[embed]https://twitter.com/IshiiIntendente/status/843807963244609536[/embed]

El acto de diciembre pasado había servido para empezar a armar una colectora impulsada por la gobernadora Vidal y uno de sus ministros más cercanos, de la que también participaban Eduardo Duhalde, Alejandro Granados, Aldo Rico y hasta sonó el nombre de Julián dominguez quien estuvo presente en ese mitín, esta suerte de conformación de "peronismo amarillo" tenía como única finalidad dividir los votos peronistas en la provincia. Ahora parece que todo vuelve a foja cero, quizás la oferta de candidatos no convenció a la gobernadora, por ahora su entorno se mantiene en silencio y tampoco atiende los teléfonos.