En medio del ajsutazo que lanzó desde su llegada a la jefatura comunal, el intendente de Morón Ramiro Tagliaferro convirtió el Salón Mariano Moreno del Palacio Municipal en un boliche en la vigilia del 9 de Julio.

El ex de María Eugenia Vidal, festehó su vuelta a la soltería con una fiesta privada, reggaetón, bola de boliche y champagne con funcionarios.

De la “fiesta patria privada” participaron la presidenta del Honorable Concejo Deliberante, Natalín Faravelli, miembros del cuerpo de concejales de Cambiemos Morón y funcionarios del gabinete municipal. Está de más agregar que no era una celebración abierta a los vecinos de Morón, según informó el portal el Cactus.

Las imágenes son más que elocuentes. Se lo ve al ex marido de la gobernadora María Eugenia Vidal de moño bailando al ritmo de música centroaméricana en el habitual salón de reuniones de la Municipalidad de Morón.

En un contexto donde los diferentes municipios prefirieron celebrar con sus vecinos un momento tan importante como el Bicentenario de la Independencia, estas imágenes son insólitas. Si a esto le sumas el agregado de la difícil situación social que atraviesan los sectores bajos y medios, estas imágenes podrían significar un verdadero escándalo para la gestión de Tagliaferro.