Martín Piqué

La figura de Néstor Kirchner tuvo su desagravio en la plaza central de Morón, entre la catedral y el edificio del municipio, en una tarde atravesada por la emoción, por el testimonio de la catástrofe económica que hunde al país, por la voluntad de pelear. Fue este domingo, en el marco de una actividad organizada por Unidad Ciudadana en la localidad del oeste del GBA. “Traele tu flor a Néstor”, fue el nombre de la jornada. Con el sol rebotando sobre el paseo público, una multitud formada por parejas, familias y vecinos se congregó alrededor del busto de Kirchner que fue derribado por impulso del intendente macrista Ramiro Tagliaferro tras votarse una ordenanza con ese fin.

El acto comenzó con un capítulo religioso, de impronta ecuménica, con la presencia sobre el escenario de un rabino judío, un pastor de la Iglesia metodista y un miembro de la diócesis de Morón en representación de la Iglesia católica. Después hablaron residentes del Barrio Carlos Gardel –una ex villa famosa que fue urbanizada durante los gobiernos de NK y CFK-; delegados sindicales del Hospital Posadas de El Palomar, el centro de salud más importante de la zona oeste; pequeños comerciantes de las localidades del municipio; artistas y músicos que viven en Morón; también empresarios del rubro textil, muy golpeado por la caída del consumo y la apertura irrestricta a las importaciones.

Las agrupaciones que integran Unidad Ciudadana estuvieron representadas por varios referentes. Ex titular de la disuelta AFSCA, Martín Sabbatella ejerció de anfitrión dada su condición de líder de Nuevo Encuentro y tres veces intendente de Morón. También participaron los diputados Andrés Larroque (La Cámpora), Mónica Macha (Nuevo Encuentro) y Leopoldo Moreau (Movimiento Nacional Alfonsinista); el intendente de Ensenada Mario Secco (Frente Grande); los dirigentes Héctor ‘Gallego’ Fernández (Peronismo Militante) y Luis D’Elía (MILES); el empresario del sector del cuero Ariel Aguilar y miembro de CGERA (Confederación General Empresaria de la RA); el diputado bonaerense Lauro Grande (La Cámpora-Unidad Ciudadana); entre otras personalidades.

Desde el palco hubo alusiones a la situación económica y social, cuyos efectos generan abatimiento y preocupación en buena parte de los argentinos. El locutor que cumplía el rol de maestro de ceremonias invocó varias veces a “la paz social” como una búsqueda permanente en medio del desastre.

En el primer tramo de la jornada, entre artesanos que ofrecían pins, prendedores, remeras y tarjetas con los rostros de Néstor y Cristina, se escuchó por los parlantes una grabación con la voz del propio Kirchner mientras leía el poema ‘Quisiera que me recuerden’, del detenido-desaparecido Joaquín Areta. También sonó la canción ‘Nunca menos’, compuesto por el cantautor Horacio Bouchoux, Buyú, que circuló mucho en los tiempos posteriores a la muerte del ex presidente.

Entre la muchedumbre se alzaban por el aire claveles rojos, rosas de varios colores, calas blancas, flores de todo tipo. Había, también, cartelitos improvisados a mano. “Gracias Néstor por haber echado al FMI”, decía uno de esos carteles. Un dúo de artistas callejeros pintados de color gris simulaba ser una pareja de robots mecánicos. Toda esa postal, llena de color, arte y afecto popular, acompañó el momento en que los convocantes se acercaron al pie de los bustos de Perón y Evita, en el espacio del que fue extraída la figura de Kirchner, para expresar su desagravio.

“La historia de los pueblos es la historia de los que aman, no de los que odian. Ahora pretenden hacer desaparecer de la historia incluso a las estatuas”, cuestionó el pastor metodista Néstor Míguez. “Tiraron el busto de Néstor pero si quieren que lo olvidemos que tiren las 300 viviendas del barrio Carlos Gardel, a ver si pueden”, desafió Natalia Lazarte, vecina de ese complejo habitacional, que fue urbanizado durante el kirchnerismo y que antes era una villa miseria.

El encuentro tuvo una dinámica que hizo recordar a la campaña de Cristina en 2017: el relato de gente común que cuenta su vida cotidiana afectada por el ajuste. Alfredo, un almacenero de la localidad de Haedo, contó que sus vecinos tienen miedo de salir a partir de las 20, que cayeron mucho las ventas y que la inseguridad es ocultada por el municipio y los medios afines a Cambiemos. “De mis 60 años, los años de Néstor y Cristina fueron los mejores de mi vida”, dijo Alfredo al despedirse.

Florazo en Morón donde estaba el busto de Néstor Kirchner derribado por el intendente Tagliaferro

Ricardo, empresario del sector textil afincado desde hace años en Morón, remató su testimonio con una advertencia muy aplaudida: “Nos quieren sacar todo lo que habíamos logrado con Néstor Kirchner.” Karina, despedida del Hospital Posadas en 2016, llamó a “salir a defender la Patria” y la gente reaccionó coreando un clásico: “El pueblo/ unido/ jamás será vencido”. Trabajador de la cultura, Daniel Zabalza utilizó el recurso de leer papelitos –esos cuadraditos que se usan en las oficinas, a modo de recordatorio- para repasar los logros de los tres mandatos del FpV.

El cierre del evento quedó en manos del ex intendente Ghi, quien estaba en el cargo cuando se inauguró el busto de Néstor demolido esta semana. Fue en 2013. “Lo nuestro no es el odio, al rencor y el resentimiento. A nosotros nos guían sentimientos positivos, de vida, que hoy están presentes que nunca”, arrancó. Luego contó que en la plaza se había encontrado con un vecino que no es kirchnerista que le había dicho que asistir al desagravio a Kirchner era necesario porque el hecho de derribar el busto comprometía la convivencia de toda la comunidad. “Es un acto cargado de violencia”, subrayó el ex jefe comunal.

Florazo en Morón donde estaba el busto de Néstor Kirchner derribado por el intendente Tagliaferro

Elegido por sus compañeros y por el kirchnerismo de Morón como el candidato a intendente para 2019, Ghi describió los efectos que la política económica de Cambiemos está causando en el distrito. Habló de la caída de los sectores textil, calzado, plástico, metalmecánico; también del cierre parcial de la empresa Mabe, cuya apertura en la localidad de Haedo había sido una de las conquistas más valoradas del kirchnerismo en Morón, sobre todo en materia de empleo.

“La mejor forma de honrar la figura de Néstor y su legado, en el marco de esta actualización del decreto 4161 (el decreto que prohibía mencionar la palabra Perón, emitido por Pedro Eugenio Aramburu en 1956, NdR), es honrar esa militancia con el mismo coraje. El mismo coraje que hoy

muestra nuestra conductora, Cristina Fernández de Kirchner”, exhortó Ghi en un párrafo con tanto fervor que desencadenó y gestos de sorpresa, reconocimiento y aprobación.

Florazo en Morón donde estaba el busto de Néstor Kirchner derribado por el intendente Tagliaferro

Antes del saludo final, el ex intendente le reprochó a la gobernadora María Eugenia Vidal su frase sobre los pobres y las universidades públicas del conurbano. Ghi convocó luego a todos los sectores políticos “a enfrentar la corrupción en serio”, tanto en la política, como en las empresas y en la dirigencia deportiva. “Que no se siga utilizando el combate a la corrupción como una excusa para asociarla unilateralmente con un espacio político al que buscan proscribir o sacar de la cancha”, advirtió y otra vez lo aplaudieron mucho. “Nunca nos van a arrebatar la esperanza”, terminó.