El Intendente de Escobar, Sandro Guzmán, aprovechó la invitación del Gobernador Daniel Scioli a desayunar a su casa en Villa La Ñata. Según informaron, dialogaron sobre las próximas elecciones, a nivel nacional, provincial y local.

Además, trataron la reactivación de obras, acciones para la inclusión social, nuevas políticas para el deporte y la cultura, y un nuevo plan de seguridad.

El intendente está preocupado por la posibilidad de sufrir una derrota inédita. Es que Guzmán podría caer derrotado en las PASO con Ariel Sujarchuk y no llegar a competir si quiera en las generales de octubre. Para evitarlo trata de tender puentes con el gobernador y con cualquier referente del oficialismo que esté dispuesto a escucharlo.

Durante el encuentro con Scioli se acordó la continuidad de la obra del Hospital del Bicentenario, la finalización del Plan de Viviendas de Maquinista Savio, el Programa Envión, la tramitación y entrega de nuevas escrituras.

Al respecto, el Gobernador aseguró: "Siempre trabajamos muy bien con Sandro y yo aprecio a Escobar porque lo he visto crecer", al tiempo que le pidió hacer más cosas juntos y salir a recorrer el distrito de cara a las próximas elecciones.

Por su parte, Guzmán expresó: "Nunca perdí el diálogo con Daniel, y hoy fue muy grato volver a planificar juntos acciones que hagan crecer más a Escobar. Fue muy bueno volver a hablar de política nacional, provincial y por supuesto del orden local con él".

Hace algunas semanas, Guzmán decidió abandonar el Frente Renovador para regresar al partido kirchnerista. Según trascendió, Guzmán no recibió el apoyo esperado del espacio sobre su candidatura para la reelección al frente del partido.