El desacuerdo entre el gobernador cordobés José Manuel de la Sota y el diputado y líder del Frente Renovador, Sergio Massa, para competir en las PASO fracturó a una familia de apellido peronista histórico: los Rucci. Es que Aníbal Rucci y su hermana, Claudia, quedaron en veredas opuestas luego que el hijo varón del legendario líder cegetista abandonara las filas delasotistas para declarar fidelidad del ex intendente de Tigre.

"Porque estoy convencido de la necesidad de unirnos para construir un futuro mejor para los argentinos, me sumo desde Ituzaingó al espacio que acompaña a Sergio Massa", anunció en un comunicado Aníbal Rucci. De este modo, se comprometió a colaborar con el proyecto presidencialista de Massa no solo en su territorio sino en el resto de la provincia de Buenos Aires.

“En principio nosotros aspirábamos a una fórmula con De la Sota dentro del massismo, pero eso no se dio, así que decidimos trabajar ya dentro del Frente Renovador de Ituzaingó”, declaró Aníbal Rucci. La fuerza que comanda Massa se muestra mucho más unida que en otros distritos del conurbano, pese a que el intendente Alberto Descalzo se mantiene alineado con la Casa Rosada.

Por lo pronto, Rucci ya comenzó a agitar las redes sociales para hacer notar su cambio de camiseta. "La verdad es la única realidad, Daniel Scioli hoy bajo al tercer lugar en las encuestas, encabeza @SergioMassa, a seguir trabajando", tuiteó en su cuenta anibal_rucci.

Sin embargo, su hermana Claudia aún no ha renunciado a su filiación delasotista pese a que algunos rumores la ubican en pleno diálogo con referentes de otras fuerzas. Actriz en su juventud y declarada militante peronista, Claudia conquistó una banca como diputada en 2009 de la mano de Francisco De Narváez para luego saltar al duhaldismo como candidata a vicegobernadora en la derrotada fórmula con Eduardo Amadeo en 2011.

Por su parte, Aníbal Rucci llegó a convertirse en Secretario Nacional de Juventud dentro de la conducción nacional del peronismo con un pasado mucho más extenso en la militancia. A diferencia de su hermana que se inclinó tarde por la política —no lo hizo hasta 2001—, Aníbal fue acobijado por años en la UOM por su eterno caudillo, Lorenzo "El Loro" Miguel, el mismo que había presentado a su padre ante Juan Domingo Perón. Curiosamente, una jugada nunca del todo revelada por quienes la conocen, le valió la expulsión del ala protectora de metalúrgico, tal como había sucedido con su progenitor, décadas antes.