La muerte de Diego Aljanati se habría originado en un conflicto entre un grupo de menores: "En la esquina del boliche, los patovicas los estaban corriendo, entonces los chicos escaparon asustados. Ahí fue cuando atropellaron a Diego" contó un testigo de lugar.

Como medida preventiva tras el fallecimiento, en la última sesión del Concejo Deliberante de Ituzaingó se sancionó una ordenanza que suspende todas las funciones de matiné, en todos los locales bailables del municipio, impulsada por el propio intendente, Alberto Descalzo.

Desde Libres del Sur, sin embargo, no estuvieron de acuerdo con la medida. Nahuel Segovia, concejal del distrito por ese espacio, aseguró en declaraciones al portal de noticias Infobae que "la clausura por 180 días no es la solución, nosotros estamos luchando por la clausura definitiva de ese boliche". Según su interpretación, "no se puede dejar sin lugares de esparcimiento a los chicos".

"La municipalidad es la que debe hacerse cargo de realizar los controles a los boliches, además de que ellos son los que deberían capacitar al personal de seguridad.

No es lo mismo tratar con personas grandes que con jóvenes, lo que falta es capacitación", agregó.

Los dueños de los locales creen que su implementación llevaría a los jóvenes a trasladarse más allá de su domicilio para poder bailar, lo que supone más peligros para ellos mismos.