La noticia del traspaso del intendente ex Frente para la Victoria y ex Frente Renovador no sorprendió a ningún dirigente justicialista que, en diferentes tonos, criticaron la decisión de su ex compañero 'Joaquín', aunque otros prefirieron no opinar privilegiando su relación de amistad con quien fuese uno de los pilares en el Conurbano del espacio político que armó Sergio Massa en 2013.

El intendente de Avellaneda y vicepresidente del Instituto Patria, Jorge Ferraresi, fue más duro cuando aseguró que “cada uno sabe donde debe estar en base a las ideas con las que se identifica más”.

Desde el PJ bonaerense y aquellos líderes territoriales justicialistas manifestaron que este traspaso se da en el marco de “la rosca política que se da en un contexto social complicado, y por eso Vidal incorpora a su gobierno lo que está en oferta”.

En tanto, los intendentes peronistas dialoguistas marcaron sus diferencias aunque sus mayores cuestionamientos están cargados de un sentimiento negativo porque De la Torre no volvió al PJ que intenta armar un espacio justicialista sin el kirchnerismo.

“Acá (PJ) no hay caja. Ahí tiene cargo, caja y sale del distrito”, sentenció un intendente del oeste del conurbano que prefirió mantener en reserva su identidad.

Uno de los que le brindó su respaldo a De la Torre fue el intendente de Ezeiza, Alejandro Granados, quien resalta la importancia de que un jefe comunal sea funcionario del gobierno bonaerense.

Joaquín de la Torre iría al Ministerio de Producción de la provincia de Buenos Aires, aunque todavía falta la confirmación de Vidal.