La derrota electoral del Frente para la Victoria, a nivel nacional y provincial, aceleró la interna dentro del justicialismo, que ya comenzó a mostrar las grietas entre dirigencia tradicional del peronismo y la nueva camada de Intendentes camporistas impulsados por la actual mandataria, Cristina Fernández de Kirchner.

A apenas tres días de la elección fue Mariano West, barón del conurbano que ocupa la intendencia de Moreno desde hace 20 años, quien salió a sugerir responsabilidad de la agrupación La Cámpora en la derrota del peronismo a nivel nacional y provincial, al proponer "la refundación del Partido Justicialista".

Velozmente Walter Festa, Intendente electo del distrito que derrotó, en agosto, a West en la interna local del Frente para la Victoria, salió a contestarle: "Lo más inteligente que tendría que hacer West es callarse la boca".

Claro, la experiencia del alcalde saliente de Moreno es similar a la de otros jefes comunales de raíz justicialista, como Jesús Cariglino, Raúl Othacehé, Luis Acuña y Julio Pereyra.

Todos ellos vieron amenazada su hegemonía política territorial (y pulverizada en gran parte de los casos) y sus deseos de perpetuidad, cuando fuerzas referenciadas en el peronismo bonaerense, como Nuevo Encuentro, FORJA, Movimiento Evita y La Cámpora (por nombrar a las de mayor trascendencia) los conforntaron con aval presidencial y con gestión de recursos del Estado nacional.

Y el electo Intendente de Moreno refleja fielmente ese proceso ya que sus inicios están relacionados con la administración local de uno de los recursos estatales más preciados políticamente por su llegada a los sectores populares, la Agencia Nacional de Seguridad Social (ANSeS).

Y justamente buena parte de su gabinete, anunciado antes de ayer, sostiene en su núcleo básico al grupo más cercano e íntimo con el que comenzó su carrera y armado político en esa entidad.

"El PJ de los Othacehé, de los West, de Cariglino, Espinoza se está terminando. Ahora comienza una etapa que cronológicamente nos corresponde a nosotros" manifestó Festa, respondiendo a quien será su predecesor, desde el 10 de diciembre.

"Lo más inteligente que tendría que hacer West es callarse la boca, opinar desde afuera y dejar que esta nueva dirigencia reconstruya Moreno porque sino va a ser muy difícil que se pueda hacer algo con alguien que a mi entender esta de vuelta" continuó el electo Jefe distrital.

Y aseguró que "Independientemente Cámpora o no Cámpora, acá ganó un proyecto local dentro del Frente Para la Victoria, enmarcado en la JP, en el Peronismo Kirchnerista, en La Cámpora y eso quedó reafirmado"

Para terminar Festa advirtió que será sobre la base del peronsimo kirchnerista que se buscará ganar la Provincia de Buenos Aires en 2019: "En Moreno vamos a reconstruir la recuperación de la provincia de Buenos Aires, vamos a reconstruir un distrito, a comenzar a trabajar la sección y vamos a recorrer la provincia de Buenos Aires para que vuelva a ser peronista".

Walter Festa ya anunció la composición de su gabinete que se reducirá de 14 a 11 las secretarías. Entre las figuras conocidas está Ricardo "Lolo" Gómez como Secretario Privado, Mariel Fernández (actual concejal) en el cargo de Administradora General del IMDEL, Pablo Lombardi permanece en la Secretaría de Articulación Gremial, Capacitación y Asuntos Laborales.

Festa eligió a la diputada nacional María Eugenia Zamarreño para ocupar el puesto en la Secretaría de Salud. La ex concejal Adriana Palacio vuelve a la gestión de gobierno aunque no fue confirmado el lugar.

Fuente: Desalambrar.com