En un acto en San Miguel, en medio de un barrio terminado en su totalidad por la gestión anterior, Mauricio Macri presentó la nueva línea de créditos ProCreAr. El programa, paralizado por Cambiemos, financió el 31% de la superficie construida en los 3 años que funcionó.

"Es una revolución para el crédito hipotecario y tiene que ver con hacer las cosas que hacía mucho no se hacían", sostuvo el sábado Mauricio Macri en el inicio del discurso que dio en San Miguel para presentar la renovación del programa ProCreAr.

Lo curioso es que el acto, en el que el presidente hablaba de las cosas que no se hacía, se realizó en medio de un barrio que se había construido íntegramente gracias al ProCreAr, pero bajo la gestión de CFK.

Durante el anuncio, Macri estuvo acompañado por los ministros de Hacienda, Nicolás Dujovne, del Interior, Obras Públicas y Vivienda, Rogelio Frigerio y la gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal. "Esto es realmente una herramienta maravillosa, queremos que se construya el futuro sobre bases sólidas", agregaba el primer mandatario.

Sin embargo los datos fácticos vuelven a chocar con el Relato M. Sucede que durante sus tres años de funcionamiento, el ProCreAr tuvo un importante impacto en el mercado crediticio y en el dinamismo de la construcción.

Según los dCFKatos provistos por el propio programa, desde junio de 2012, cuando se puso en funcionamiento, se construyeron casi 145 mil soluciones habitacionales y todavía estaban en ejecución, hasta junio de 2015, unas 29 mil más.

De hecho el impacto en el dinamismo de la construcción y en el propio mercado laboral fue muy importante. Es que el mismo informe señala que ProCreAr generó 200 mil puestos de trabajo de manera directa y otros 100 mil de forma indirecta.

Además, en los 3 años de años de desarrollo, el programa explicó el 31% de la superficie construida del país y promovió la utilización de 1,3 millones de toneladas de cemento, 14 millones de M2 de cerámica y 620 millones de ladrillos.