Una tragedia enlutó las aguas del delta de Tigre el domingo 1 de marzo. Cuatro amigos, que fueron a pescar a una isla del Delta, fueron atacados a balazos hiriendo mortalmente a Norberto Machado, de 63 años, quien era dueño de la lancha y había ido junto a su hijo Maximiliano, de 27, Jorge Valenci y Eduardo Lorenzo, a pescar por las inmediaciones de una de las bocas conocida como "Arroyo Falso Diablo".

Los motivos aún se desconocen, pero la policía se encuentra investigando el hecho, en el que Machado perdió la vida. Durante la balacera otro de los tripulantes de la embarcación de Machado resultó herido.

Según relatan los testigos, los autores de los tiros habrían sido tres hombres a quiénes no conocían pero que cruzaron y saludaron, como es habitual en las aguas del delta, en tres oportunidades.

El hecho ocurrió el domingo 1° de marzo cuando Jorge Valenci, Eduardo Lorenzo, Norberto Machado y su hijo, Maximiliano Machado de 27 años salieron a pasar un día de pesca. Los pescadores llegaron a la boca del Paraná Mini y el Río de la Plata y pararon al final del Arroyo Falso Diablo para hacer un asado para luego seguir pescando. Allí fueron atacados a balazos por tres tripulantes de un canobote, Norberto falleció y Jorge resultó herido.

Según relatan los testigos, cuando bajaron de la embarcación para comer un asado, los pescadores vieron una embarcación pequeña, de color azul, con tres tripulantes a bordo. Según relata Lorenzo, uno de los sobrevivientes, la embarcación la habían cruzado en dos oportunidades el mismo día que el testigo recuerda haberlos saludado -como se estila en el Delta-.

En la tercera pasada de la pequeña embarcación “sin mediar palabra, comienza una balacera como si fuésemos patitos de telgopor”, relató Eduardo Lorenzo en entrevista radial realizada por el programa La Colectiva del Delta.

“El primer escopetazo se lo dieron a mi marido en el brazo y el abdomen haciéndolo volar 1 metro, cuando logra pararse vuelven a dispararle, esta vez en la pierna”, relató Stella Maris Viz, esposa de Jorge Valenci.

Los pescadores corrieron hacia el interior de la isla. “En ningún momento dejaron de disparar, cargaban y tiraban sucesivamente”, comentó la esposa del pescador que resultó herido y que hoy se encuentra fuera de peligro pero internado mientras le realizan estudios.

“Tiraron al menos treinta tiros, a discreción, a hacer puntería con nosotros”, relató Eduardo y agregó: “En un momento para la balacera y Beto (Norberto Machado) sale corriendo a la lancha. Comenzaron a dispararle y cayó inconsciente en su propia embarcación. Allí deciden irse, creo porque no tendrían más municiones”, describe en un relato aterrador Eduardo, testigo del hecho.

Respecto del móvil del ataque, Jorge Valenci, una de las víctimas de los disparos, afirmó: “Te cazan, te matan y te roban, en ese orden, eso es lo que hacen” los atacantes.

Precisó que fue “un robo al voleo, como cuando estás entrando a tu casa y te paran un auto, en vez de ser así fue en el agua”, sostuvo Valenci, ya que para él no los confundieron con otras personas porque, en ese caso, los hubiesen “atacado de entrada”.

Pero fuentes de la zona aseguran que el accionar se corresponde con el proceder que los narco tienen y que el hecho podría tener relación con un depósito de drogas en las inmediaciones del lugar, que los atacantes podrían haber estado protegiendo.

Esa hipótesis fue, de hecho, una de las manejadas por los investigadores del caso. Se cree "que los asesinos confundieron a las víctimas con otras personas, en un ajuste de cuentas que podría tener relación con el narcotráfico", publicó Clarín en su portal digital.

Según fuentes del Ministerio de Seguridad los sospechosos, tendrían entre 18 y 25 años y se trasladaban en una canoa de madera con un motor fuera de borda. El caso es investigado por la fiscalía de San Isidro a cargo del doctor Matías López Vidal.