Uno de los efectivos policiales que custodiaba al intendente de Morón, Ramiro Tagliaferro (PRO), mientras el alcalde jugaba al fútbol en una escuela de Morón, disparó su arma y se hirió accidentalmente.

El hecho generó un gran revuelo en la comunidad educativa del municipio, debido a que el campo de deportes donde ocurrió el accidente que podría haber terminado en tragedia, está prohibido el uso y portación de armas de fuego para preservar la vida de los menores.

El accidente ocurrió el sábado 25 de junio y recién en estos días tomó relevancia pública.

El efectivo involucrado en el hecho es sargento de la policía bonaerense, Mauro Crespo, quién se encontraba custodiando al alcalde en el Campo de Deportes del instituto Inmaculada.

Es válido recalcar que por Disposición General de Escuelas, está prohibida la portación de armas dentro de las instalaciones. Sin embargo, por este episodio quedó demostrado que los responsables de seguridad del jefe comunal de Cambiemos, Ramiro Tagliaferro, no cumplieron con una norma que está hecha para preservar la integridad de los menores.

Un testigo que decidió preservar su identidad, contó en la radio local Conexión Abierta, que: "Cuando nos acercamos, había una persona herida de bala en su rodilla al lado de los autos. La ambulancia no se lo quería llevar".

A la vez, detalló: "Había mucha indignación. No se entendía por qué tenía que entrar gente armada a las instalaciones del colegio. Había niños, un peligro impresionante", resumió el hombre que también recordó haber visto nervioso a Tagliaferro "hablando por teléfono, intentando solucionar lo que había pasado".

Por su parte las autoridades escolares, se refirieron a los hechos. El director, Carlos Visca, explicó que apenas supo del incidente se comunicó con el jefe comunal para cerciorarse de la realización de la denuncia y para quejarse de la presencia de una persona armada en el lugar.

"Luego de enterarme de que la salud del custodio no corría peligro le informé al intendente que bajo ninguna circunstancia, por disposición de la Dirección General de Escuelas, una persona podía ingresar armada. De saberlo antes no se le hubiera permitido el acceso", concluyó Visca.