Si bien la convención radical optó por una alianza con el PRO y la Coalición Cívica, ese acuerdo se manifestará de diferentes formas a niveles provincial y municipal. En concreto, una cosa será la PASO presidencial y otra muy distinta las elecciones locales.

En Morón, la figura del PRO y precandidato a intendente, Ramiro Tagliaferro, se mostró conforme con el rumbo elegido por la UCR, pese a las resistencias que tuvo y a los insultos que recibió el principal promotor del acuerdo, el senador Ernesto Sanz.

Tagliaferro aseguró que “la expectativa es alta, para sumar a la UCR a un acuerdo que veníamos trabajando con la Coalición Cívica”. Y agregó que la decisión radical “fortalece al proyecto, con un marco que nos sentimos cómodos (en el PRO) que es la implementación de las PASO, según lo estipula la ley”.

Al ser consultado sobre cómo se implementará la alianza a nivel local, el edil afirmó que “es prematuro hablar de cómo se va a instrumentalizar el acuerdo en Morón, es una muy buena noticia como para terminar de ampliar el ámbito y el espacio”.

En la vereda opuesta, el concejal radical de Morón, Marcelo Joaquim, protestó por esa misma alianza que celebró Tagliaferro, quien aspira a sumar diversos apoyos en su carrera por la intendencia.

Desde la UCR Morón indicaron: "Estamos asistiendo a la derechización del partido. No va a ser acatado por las bases militantes, es lamentable porque vamos camino a afianzar un gran polo de centro derecha".

Así, queda claro que la alianza no se instrumentará fácilmente, en función de las distintas realidades de cada municipio.