"Iniciamos hoy (por ayer) el relevamiento de las familias con el compromiso de que desistan de mantenerse en la ocupación cuando concluya el censo para evitar mayor conflictividad”, dijo a Télam Ricardo Spalletti, funcionario del Ministerio de Desarrollo Social bonaerense.

Aseguró que los canales de diálogo con las familias “están abiertos” y sostuvo que deben "reflexionar sobre la necesidad de retirarse para evaluar y hacer un proyecto a futuro con una urbanización ordenada".

El funcionario explicó también que es necesario diseñar un plan hídrico “porque el predio está atravesado por un arroyo”, aunque insistió en que “no se puede urbanizar con las familias en el lugar”.

Las 3.000 familias tomaron el predio de 60 hectáreas hace 22 días, y ayer por la mañana comenzó a realizarse un censo como parte de un operativo llevado a cabo por los propios delegados de las familias, quienes le acercan los datos a las autoridades provinciales y municipales para encontrar una respuesta a la demanda habitacional.

Por instigar a la toma está señalado el intendente saliente de Merlo, Raúl Othacehé, a quien se lo apunta de sembrar caos social para condicionar la gestión de quien debe asumir ese cargo en diciembre, Gustavo Menéndez.