Se trata del merendero “Los Chicos Felices” ubicado en Presidente Derqui. Edenor cortó la electricidad por no poder pagar una factura de 8 mil pesos. Cerca de 120 chicos allí se alimentan.

Las consecuencias de los salvajes tarifazos se disparan a lo ancho y lo largo del territorio bonaerense. Un merendero que brinda alimentos y difentes talleres a niños en Presidente Derqui en Pilar, se quedó a oscuras por no llegar a pagar una boleta de más de 8 mil pesos.

Cifra impagable para los creadores del merendero, Ana Bueno y su marido, quienes relataron: “Antes pagábamos unos 300 pesos, luego comenzaron a llegar boletas de $3 mil, que como no podíamos pagar se fueron acumulando”, recordó la mujer a El Diario.

Desde el corte de luz por la fuerza, en el merendero tienen que ingeniárselas para subsistir y además mantener con vida el proyecto social, que funciona en un terreno lindero.

La pareja tiene cinco hijos, y al hombre lo echaron del trabajo luego de 25 años de desempeño en una empresa de logística.

Hace 15 años llegaron al barrio Sansouci de Presidente Derqui, encontrando la manera de ayudar a los habitantes de la zona creando el merendero “Chicos Felices”. Todavía persiste el sueño de instalar en el barrio un jardín maternal para contener a los más chicos.

El día del corte fue traumático: uno de los hijos del matrimonio lloraba al ver su casa a oscuras. El merendero, mientras tanto, debe dictar sus talleres y alimentar a los 120 chicos que asisten a diario con el riesgo de no poder enfriar correctamente los productos.

En cuanto a la electricidad, “Chicos felices” siempre estuvo conectado a la casa de la familia, pero en los últimos tiempos habían conseguido instalarle su propio medidor, luego de una ardua colecta para juntar los 9 mil pesos necesarios.