Los intendentes del Frente Renovador se encuentran en una encrucijada difícil. Si bien saben que Sergio Massa tuvo un leve repunte luego de las PASO no creen que sea suficiente como para garantizarles el piso mínimo para conseguir una victoria. En ese contexto ya salen a la calle desesperados en busca de votos usando cualquier artilugio.

Conocidos son los casos en los que se reparte el "kit corte de boleta" con tijera incluido y algunos que prepararon hasta instructivos para enseñarle a los votantes el beneficio de fraccionar el voto. Sin embargo Luis Acuña fue más allá.

Es que el intendente de Húrlingham, acorralado por los malos resultados que lo dejaron en tercer escalón en las PASO, salió a tratar de capitalizar el voto opositor hasta instalando confusión entre los votantes.

En las calles del distrito del oeste ya se ven las boletas de Cambiemos a nivel nacional y provincial que tienen agregado el fragmento de UNA a nivel local.

Acuña busca capitalizar algo del arrastre del voto de Mauricio Macri y tratar de cortar distancia con Juan Zabaleta del FpV y Lucas Delfino de Cambiemos.

Acuña, al igual que Jesús Cariglino (Malvinas Argentinas) y Joaquín De la Torre (San Miguel) son tres de los alcaldes massistas que podrían caer derrotados el domingo y que ya instalaron el "tijeretazo" como última jugada desesperada.