La relación entre el Frente Renovador y el intendente de Malvinas Argentinas nunca fue perfecta. De hecho, Jesús Cariglino coqueteó con el PRO y el FpV antes de decidirse a desgano por el massismo.

Ahora, a pocos días de la elección, el vínculo parece haber estallado. Es que Cariglino promueve desembozadamente el corte de boleta. Por otro lado, el mandamás de Malvinas no atraviesa por su mejor momento: perdió en las PASO y además deberá responder ante la justicia por una denuncia en la que se detallan presuntas irregularidades con compras directas.

Ane ese panorama, agrupaciones que integran el Frente Renovador de Malvinas Argentinas retiraron su apoyo a la candidatura del intendente Jesús Cariglino y expresaron su “repudio” a la su estrategia planteada desde el municipio que propone cortar a Sergio Massa de boleta.

“Repudiamos la estrategia electoral de algunos intendentes, no solo en Malvinas, sino en la región, que trata de menoscabar la candidatura de Massa”, dijeron los referentes del espacio en una conferencia de prensa. En ese marco, aseguraron que Cariglino montó una campaña con más de 50 mil carteles repartidos en el distrito donde se ve una tijera, para sugerir que se corte al candidato a presidente de UNA.

Desde las agrupaciones, que fundaron el Frente Renovador local, aseguraron que “tratan de sacar de la cancha” a Massa y apuntaron no solo al intendente de Malvinas Argentinas, sino también “a otros intendentes” a los que “les da lo mismo que gane cualquiera” porque “defienden una postura individual”.

En las PASO, el intendente massista quedó segundo detrás del candidato del FpV, Leonardo Nardini. En las últimas semanas, desde el kichnerismo denunciaron directamente a militantes de Cariglino por amenazas y agresiones en locales partidarios e incluso el propio Nardini aseguró que fue amenazado de muerte.