El intendente de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, dio inicio a las sesiones ordinarias del Concejo Deliberante del distrito sin tener aprobados los gastos de gestión del año pasado. Desde la oposición apuntan a irregularidades en las contrataciones de personal y adjudicaciones directas.

El período de sesiones ordinarias en el municipio de Tres de Febrero quedó formalmente abierto, pero con una mancha. Es que el alcalde macrista, Diego Valenzuela, no consiguió los votos necesarios para aprobar sus cuentas de 2016.

El intendente, ex periodista del Grupo Clarín, es cuestionado entre otros puntos por “una contratación directa por excepción, correspondiente al blindaje de vehículos con destino a la Secretaria de Seguridad”, realizada sin el correspondiente llamado a licitación.

"Este es un hecho sin precedentes en la historia reciente de nuestro distrito, hace veinte años que el Intendente no realiza una inauguración de sesiones sin tener aprobada la rendición de gastos”, indicó Juan Debandi, diputado provincial por el FpV y militante en Tres de Febrero.

“De la revisión de documentación referida a la rendición de cuentas del ejercicio 2016 y el análisis de gastos hecho por los concejales de la oposición, surgen varias inconsistencias”, señaló Debandi.

“Se encontraron excesivas contrataciones a monotributistas en concepto de asesoramiento a distintas secretarías”, y “además notamos una notable cantidad de contrataciones bajo el rubro mantenimiento”, apuntaron los ediles de la oposición en su argumentación contra los gastos presentados por Valenzuela.

Otro aspecto rechazado por la oposición es la “sugestiva” cantidad de “pagos de 999.999 pesos para evitar así el obligatorio llamado a licitación pública, e inclusive una contratación directa "por excepción" por la suma  de 1.690.413 pesos, en un claro incumplimiento del Art. 156 de la LOM (ley orgánica de municipalidades)", señalaron.

"Lo que es aún peor es que está contratación "por excepción", gestionada por la secretaria del militante pro Dictadura Juan Manuel Lucioni fue otorgada a una empresa perteneciente al grupo Dietrich, una vez más en el PRO los negocios quedan en familia", fundamentaron los concejales opositores.