El actual intendente electo del partido de San Miguel logró un triunfo histórico en el que se aseguró más del 40% de los votos para llegar a su tercer mandato consecutivo como jefe comunal.

Lo sorprendente es que el candidato del massismo logró la adhesión de más de 67 mil votantes, mientras que Sergio Massa logró poco más de 43 mil votos en el distrito, de lo que se desprende que hubo un altísimo e histórico corte de boleta de quienes optaron por otras fuerzas políticas.

De esta manera, el actual intendente se aseguró más del 40% de los votos y logró su reelección como intendente de San Miguel, superando a Sergio Massa, que encabezaba su propia boleta como referente nacional de UNA, por más de 24 mil votos (un 17 por ciento del electorado local).

Es decir que esa altísima cantidad de electores de San Miguel optaron a nivel nacional por otro candidato pero descartaron la opción a Intendente de esa boleta para elegir a De la Torre.

Pero lo más sorprendente es que en las elecciones primarias, tres meses antes, De la Torre había conseguido un 31% de los votos (unos 47.000 sufragios, en la opción Intendente), es decir que incrementó en 20.000 su performance electoral.

Ya días previos a la elección, De la Torre había salido con mucha fuerza a promover el corte de boleta con kits repartidos puerta a puerta y hasta con mensajes por la red telefónica, watsap, durante la campaña. Y no hay dudas que le dio resultado, ya que consiguió superar al Frente para la Victoria, encabezado por Franco La Porta, que en las elecciones primarias lo había superado por 11 puntos porcentuales. Esta es, sin duda, una de las claves para entendre semejante remontada histórica.

Pero existe otra, que es la interna del Frente para la Victoria y la ausencia de apoyos al vencedor de la PASO kirchnerista, por parte de los otros competidores de la interna de esa fuerza política. Lo dicen los números: El Frente para la Victoria obtuvo 5% menos de adhesiones, como fuerza, que en las elecciones del 9 de agosto. Y parece claro que esos votos fueron directo al actual Intendente De la Torre, puesto que las otras fuerzas que competían sostuvieron su caudal electoral.

Si bien desde el espacio de Franco La Porta no salieron a brindar una interpretación de la performance obtenida, antes de las elecciones se observaba con malestar la no definición de algunos precandidatos de la interna, como Bruno Baschetti (segundo en la interna del FpV), y los acercamientos entre Carlos "el Chino" Tapia (cuarto en la interna K) y el propio Intendente Joaquín De la Torre.

Es que Franco La Porta, del Frente para la Victoria, obtuvo el 36,72% (del 41% logrado por el FpV en las PASO). Por su parte, el candidato del frente Cambiemos, Octavio Frigerio, obtuvo el 16,48% de los votos (17% en las PASO). El FIT concluyó en el cuarto lugar con 3,58% (3,48% en las PASO).

Pero existe otro dato que, quizá, explica la remontada histórica de De la Torre, y es que, a diferencia de las PASO, en estas elecciones generales votó un 6.32% más de electores locales (unos 12.500 votantes más que en el acto electoral de agosto). Aunque es difícil pensar que todo ese caudal electoral haya optado por el actual jefe comunal.