La agrupación Comunidad Nicoleña por el Ambiente (CONA) denunció penalmente al intendente de San Nicolás, Manuel Passaglia, por "desobediencia de orden judicial” ante el avance de las obras de pavimentación en una zona de humedales, protegida como reserva natural desde 1950.

Se trata del Parque Rafael De Aguiar que comprende un área protegida de 1.500 hectáreas de humedales ubicadas a la vera del Arroyo Yaguarón y el río Paraná, en el extremo norte de la provincia de Buenos Aires.

Ayer por la tarde, miembros de la CONA que se encontraban relevando especies autóctonas en los humedales avistaron obreros con topadoras y palas arrancando árboles en el Parque.

Los activistas impidieron que las obras continuarán montando un acampe que todavía persiste. "La pavimentación de la zona protegida que intentó desarrollar el intendente viola las ordenanzas locales”, cuestionaron.

Además, desde la CONA explicaron que la obra también infringe “una medida judicial que prohíbe los movimientos de suelo en el Parque por eso iniciamos acciones legales", indicaron.

La familia Passaglia quedó en el ojo de la tormenta cuando se desataron los incendios intencionales en las Islas de Gualeguay, al frente de San Nicolás. Hace unos meses, Primereando publicaba la declaración jurada del diputado de Cambiemos, Santiago, donde se constataba que él y su hermano son propietarios de 877 hectáreas ubicadas en Entre Ríos, uno de los focos que la justicia investiga para dar con los autores del siniestro que dañó el ambiente.  

Volviendo a la denuncia actual, el abogado del Foro Medio Ambiental de San Nicolás (Fomea), Fabian Maggi, agreó que "el área tiene su regulación ambiental específica en base a una ordenanza donde se establece su objeto primordial de preservación del ambiente".

"En esa reglamentación hay prohibiciones específicas para respetar ese rol de preservación ambiental, una de ellas es la prohibición de actividades extractivas, de explotación ganadera y la prohibición de movimientos de suelo", enumeró.

El prontuario de la Famiglia

Hijos de Ismael Passaglia, histórico intendente de ese distrito, la familia concentra el poder económico en la región con una diversificación de actividades que van desde el control de la empresa naviera “Maruba” que opera en el puerto de San Nicolás, una gran cantidad de propiedades urbanas y rurales, y negocios en la obra pública desarrollados bajo la gestión de María Eugenia Vidal.

En febrero de este año, el Fiscal Matías Di Lello ordenó más de 30 allanamientos, entre ellas la casa del intendente, por una causa que investiga delitos de “malversación de fondos” y “lavado de activos” a partir del desvío de más 2 millones de pesos del Fondo de Financiamiento Educativo y malversación de fondos de salud, educación y obra pública para beneficiar a su propia familia y afectos.

Además, otra investigación Federal apunta contra la familia Passaglia y su familiar, Juan Manuel Ondarcuhú, por el entramado de empresas del Puerto de San Nicolás que han sido beneficiadas bajo el gobierno de Cambiemos, y donde también hay denuncias de transporte de sustancias prohibidas en las bodegas de sus buques que arriban y parten desde el puerto de San Nicolás.