El Ministerio de Trabajo de La Nación, encabezado por el ministro Jorge Triaca, formalizó el cierre de la química alemana Lanxess.

La química Lanxess, cuya central se encuentra en Leverkusen, Alemania, oficializó el cierre de su planta de Zarate frente al Ministerio de Trabajo. La decisión ya había sido adelantada a mediados de año por la firma, que justificó esta “medida estratégica” en el hecho de centralizar el curtido de cromo en sus instalaciones de Sudáfrica.

De esta manera, 170 empleados de la planta recibieron el correspondiente telegrama de despido y terminan en la calle. Con quienes estén cerca de jubilarse la empresa intentará arreglar de alguna otra manera. A su vez, la empresa confirmo que el resto de los 400 empleados que trabajan en las plantas de Burzaco, florida y Merlo, provincia de San Luís, seguirán haciéndolo normalmente.

Desde el Sindicato Químico detallaron: “Buscaremos que los compañeros reciban lo que les corresponde de indemnización. Sabemos además, que una parte reducida del personal permanecerá trabajando en la planta durante todo el 2018 y parte del 2019 en la etapa de desguace y remediación del predio industrial. Entonces también estaremos acompañándolos”.

Lanxess trabaja con producción de sales de bicromato de sodio y de curtido de cromo, y se ubica como una de las empresas más importantes que produce químicos para el cuero. La planta de producción en Zárate es de gran importancia para la unidad de negocios de cuero, ya que está equipada con la más moderna tecnología que brinda soluciones premium para todas las etapas y fases de la industria del cuero, según señala en su sitio web. Por otra parte, desde Lanxess explicaron que el cierre de la planta es a raíz de la crisis económica que sufre Brasil, país al que le exportaban alrededor del 70% de sus productos.