En medio de una crisis generalizada, que llevó a que los vecinos colmen el recinto del Concejo Deliberante para pedir su interpelación, el "progresismo" del GEN y del Movimiento Evita salvaron al intendente Ismael Passaglia de la interpelación pedida por la oposición. Furia de los inundados y sensación de traición. Mirá el video.

"Con una pequeña ayuda de mis amigos", cantaban los Beatles, y probablemente sea el tema que suene por estas horas en el despacho del intendente de San Nicolás, Ismael Passaglia. Es que gracias a un inestimable aporte del GEN de Margarita Stolbizer y del Movimiento Evita, logró escapar al pedido de interpelación que había presentado la oposición en su conjunto por su rol en las trágicas inundaciones.

En lo que fue una caótica cesión, que contó con la presencia de cientos de vecinos que llegaron hasta el recinto del Concejo Deliberante y lograron ingresar (a la fuerza) para mostrar su malestar con el accionar del jefe comunal y su gabinete en las inundaciones, Passaglia esquivó lo que parecía inevitable.

La oposición compuesta por parte del peronismo, el Frente Renovador y hasta Cambiemos, juntó sólo 9 votos de los 11 necesario para interpelar al intendente. En medio de lo que se convirtió en un repudio generalizado de los ciudadanos que se habían acercado, los concejales que responden a Passaglia cumplieron el objetivo de evitar que el jefe comunal diera explicaciones.

Claro que la nota de la jornada la dieron el concejal del Movimiento Evita, Omar Vera, y su par del GEN, Adriana González,que se abstuvieron en la votación y debilitaron la posición de quienes cuestionaban la actuación del alcalde durante la inundación que dejó un saldo de 6 mil evacuados, un muerto y pérdidas millonarias en dólares.

Además, hubo en la sesión extraordinaria dos concejales ausentes porque están de vacaciones, uno que responde a Passaglia y otro al peronismo.

La situación enfureció a los vecinos llegados de los distintos barrios de la zona, en particular de La Emilia, uno de los pueblos más afectados por el agua, que increparon duramente a sus representantes por su actitud. Vera, el hombre del Evita, fue de los más cuestionados y eso lo refleja un testimonio que recogió Primereando en el momento de los hechos, en el que un vecino lo señala por votar "en contra del pueblo".

Ni bien se inició la crisis, María Eugenia Vidal que lo había recibido con los brazos abiertos, comenzó a tomar distancia de Passaglia, un hecho que se consumó cuando entró en el Concejo el pedido de interpelación al intendente.

Es que hubo profundas diferencias entre Passaglia y el equipo que coordinó la crisis. El propio alcalde impidió durante horas que las topadoras derrumben el terraplén que impedía a las aguas volver hacia el arroyo. El subsecretario de Infraestructura Hidráulica, Rodrigo Silvosa, mantuvo fuertes discusiones con el alcalde y finalmente -con custodia policial- logró que las máquinas tiren abajo el muro.