Se sabe que, por lo bajo, dirigentes municipales de todas las fuerzas políticas piden que haya listas únicas para las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO). Un buen ejemplo que explica la razón de esta demanda son los números que surgen de dos encuestas que se hicieron en el Partido de Lanús.

Resulta que en el distrito del sur existe una posibilidad concreta de que los ganadores de las dos últimas elecciones pierdan en las PASO, lo que los dejaría afuera de la disputa por la intendencia antes de octubre.

El más llamativo de estos casos es el del actual jefe Comunal, Darío Díaz Pérez. El sucesor de ‘Manolo’ Quindimil, logró revalidar el cargo en 2011 con más del 40% de los votos. Aunque, claro, el efecto arrastre de ir en la boleta de Cristina Kirchner (54%) fue una de las claves de aquella victoria. Sin embargo, su intento de ir por un tercer mandato podría frustrarse en las internas del Frente para la Victoria.

Según la encuesta que dio a conocer el portal La Tecla este lunes y que habría difundido un sector del massismo, el secretario de Justicia de la Nación, Julián Álvarez, lidera la intención de voto del municipio con el 18,96%. Mientras que Díaz Pérez apenas obtiene un 6,73%, casi tres veces menos.

De este modo, el intendente podría quedarse sin chances de defender su título directamente en las PASO, algo que hasta ahora nunca sucedió en ningún distrito.

Por su parte, en la interna del Frente Renovador podría darse un fenómeno similar. El concejal Nicolás Russo, que encabezó la lista que en 2013 ganó los comicios legislativos por el 45,87%, ahora tiene riesgo de caer en las PASO con la concejala Noelia Quindimil. Según el citado sondeo, el expresidente del club Lanús tiene una intención de voto del 14,81%. En tanto que la sobrina del histórico intendente tiene un 13,25%.

Aunque según otra encuesta que se difundió esta semana, en este caso encargada por el entorno del macrismo, se relativizó el fenómeno y presentó un virtual empate técnico  entre ambos precandidatos del FR. Estos resultados arrojan una diferencia mayor en favor de Russo, que lo daría como vencedor.

Asimismo, fuentes del entorno de Quindimil consultadas por Primereando se mostraron optimistas con los números y aseguraron a este medio que “en dos meses estamos arriba de Russo”.

La frutilla del postre son los números sobre el precandidato del PRO, Néstor Grindetti. El ministro de Hacienda porteño es uno de los pocos macristas que tiene chances reales de competir por un distrito en toda la Tercera Sección. Con el 18,34% está apenas por debajo del virtual ganador, Julián Álvarez.

Grindetti no tiene competencia en su interna por lo que no despierta un gran interés el resultado. En este caso, la performance dependerá del desempeño de Mauricio Macri a nivel nacional.

Asimismo, el mayor porcentaje de la encuesta que difundió La Tecla se lo lleva el indeciso, con el 20,62%. Cómo se definan cada uno de los votos de este grupo puede torcer el rumbo de toda la elección para cualquiera de los precandidatos.

Habrá que ver si Darío Díaz Pérez y Nicolás Russo logran captar parte de esta masa de indecisos para que el desafío por ganar la intendencia no se les frustre en las PASO. Las realidades de ambos y las perspectivas son bien distintas, aunque comparten un delicado presente: quedarse afuera antes de octubre.