Parece una historia sacada de una novela de García Márquez. Pero es absolutamente real. A Nicolás Russo, precandidato por el Frente Renovador a ocupar la jefatura comunal de la Ciudad de Lanús, parece condenarlo su pasado inmediato.

Es que mañana, a las 11, deberá presentarse frente al fiscal Walter Distéfano, en los tribunales de Lomas de Zamora, citado a indagatoria, por estar sospechado de haber prestado falso testimonio en una causa penal del año 2012, por la muerte de Diego Sossa, de 21 años.

Sossa era simpatizante del club Lanús, y fue asesinado a manos de un barra brava de esa institución.

Claro, Russo, en ese entonces, era Presidente del club, y fue interpelado por la Justicia sobre su conocimiento de los barras y regalo de entradas. El actual presidente del bloque de concejales del FR declaró, a lo largo de todo el proceso judicial, que desconocía a los miembros de la barra, y que no les daba entrada ni dinero.

Pero los detenidos- los barras- lo contradijeron. Además en una serie de allanamientos, encontraron en poder de la barra entradas de protocolos: las que entregan los clubes.

Claro, la versión de Russo, para despegarse de la barrabrava de su ex club, no convenció a los funcionarios judiciales, y fue llamado a indagatoria para el día de mañana, en una causa abierta por falso testimonio.

La investigación por la muerte de Sossa destapó la interna de la barra brava del club granate.Y terminó en perpetua para Ariel Cárdenas, uno de los cabecillas de la "facción Sapito". Cárdenas, "el Colorado" fue acusado y condenado por homicidio calificado y cinco tentativas de homicidio por la balacera contra una facción de Monte Chingolo el 26 de mayo del 2012, en la esquina del estadio, minutos antes del partido que Lanús disputaba con el conjunto de All Boys. En aquellos enfrentamientos perdió la vida Diego Sossa.

Ahora bien, esta no es la única vinculación judicial que persigue al hombre de Sergio Massa en Lanús. En noviembre de 2014 fue denunciado por presunto lavado de dinero en la venta de jugadores.

Desde la agrupación Alma Granate se pidió que se investigue a Russo por presunto lavado de dinero. Es que según se expone en la presentación judicial, las cifras en las ventas de algunos jugadores no concuerdan entre lo que dicen haber pagado las entidades compradoras con el dinero que quedó en las arcas del equipo.

La denuncia de índole penal detalla que Russo “habría participado en la realización de maniobras delictivas” bajo la figura de “defraudación por administración fraudulenta, lavado de activos y evasión tributaria agravada”.

Los denunciantes afirman que ese dinero obtenido en las operaciones fue volcado en el mercado formal a través de la compra de inmuebles.

Russo tendría en la actualidad más de 30 propiedades, muchas de ellas no declaradas, por un valor fiscal superior a los 80 millones de pesos.

Y hace meses Russo debió asistir a la detención de su jefe de campaña Juan Soto, por el homicidio del “gallego” Fernández.

Esto sucedió cuando en la camioneta Hilux de Soto fue hallada, por la policía, la pistola con la que se presume fue muerto Fernández.