La Tercera Sección Electoral, el sur y el oeste del Conurbano bonaerense, renovó su condición de bastión peronista. En un nuevo mapa político pintado de amarillo, los intendentes del Frente para la Victoria se preparan para “defender” los logros de los últimos doce años y se anotan en la nueva etapa del peronismo.

Ayer cuando Fernando Espinoza, intendente de La Matanza, acudió a votar, se encargó de reforzar un mito de la democracia bonaerense. ”El que gana en La Matanza es Presidente”, dijo. No obstante, esta vez Daniel Scioli fue la excepción: aunque sacó más del 64 % en el populoso distrito no pudo ganar la elección a nivel nacional.

En Avellaneda también se impuso la fórmula de Scioli - Zannini por un 52,13% contra un 47,87% de la de Macri - Michetti. “No vamos a dar ni un paso atrás en nuestras convicciones”, marcó la cancha Jorge Ferraresi, intendente de Avellaneda, quien además les deseó suerte al presidente y a la gobernadora electa.

“Desde Avellaneda vamos a ser un pilar en la reconstrucción del Frente para la Victoria”, dijo el jefe comunal, anticipándose a la batalla por el poder vacante en el peronismo.

En Florencio Varela el Frente para la Victoria tuvo uno de sus mejores números: 69,02 % para el gobernador bonaerense, versus 30, 98% para el macrismo. Allí el jefe comunal Julio Pereyra felicitó a Macri por ganar la presidencia, pero dejó en claro: “Comienza una nueva etapa en la que no vamos a bajar los brazos y seguiremos trabajando para ampliar todo lo construido en estos años”.

En Berazategui la elogiada gestión de Juan Patricio Mussi también llevó agua para el molino de Daniel Scioli. El ex motonauta ganó el municipio con 58,69 %, frente a un 41,31 % de Cambiemos.

“Las elecciones pasaron y ahora es momento de trabajar juntos sin mezquindades. Felicitaciones al presidente electo Mauricio Macri, desde Berazategui trabajaremos para acompañar su gestión porque su éxito será también el de todos los argentinos”, aseguró Mussi.

En Lomas de Zamora, distrito que comanda Martín Insaurralde, el gobernador bonaerense ganó con el 58, 37 % de las adhesiones. Como adelantó PRIMEREANDO, Insaurralde ya tiene planes para su futuro y jugará de cara a ocupar el sillón de Dardo Rocha en 2019.

Asimismo, el “Sheriff” Alejandro Granados, ministro de Seguridad bonaerense y reelecto intendente, supo custodiar a cara de perro los votos del Frente para la Victoria en Ezeiza y la boleta azul superó a la amarilla con casi el 60 % de los votos.

Para apuntar: un fenómeno interesante que dejó el balotaje en la Tercera Sección es que el presidente electo perdió donde ganaron sus candidatos a intendente, como fue el caso de Quilmes o de Lanús, donde los vecinos castigaron las actuales gestiones oficialistas de Francisco “Barba” Gutiérrez y Darío Díaz Pérez.