El conocido actor y modelo Tommy Dunster insiste en que será uno de los precandidatos a intendentes por el PRO en el municipio ribereño de Quilmes. Aunque sus compañeros de partido no lo han recibido de la mejor manera, Tommy aseguró que no se baja y que está teniendo reuniones para interiorizarse de las distintas problemáticas.

Llegado de Los Ángeles hace apenas un par de años, el modelo se define como un ciudadano común de la ciudad de la cerveza y lanza: "mi preocupación pasa por saber cuáles son las necesidades y preocupaciones de la gente como yo".

Pero algunas cosas las tiene seguras el hombre apadrinado por Mauricio Macri: "la gran preocupación de todos y número uno hoy es la inseguridad y, después, hay otros tantos temas que preocupan a los quilmeños como la salud, la educación, las inundaciones".

Con ese controversial orden de prioridades, que deja en un segundo plano temas sensibles para los quilmeños, el precandidato dice que tratará de absorber el trabajo que se hizo desde la gestión del PRO en la Ciudad de Buenos Aires y llevarlo al sur.

El modelo, que llegó al macrismo luego de hacer el tour "Ver para creer" que propone Mauricio, en el que vende su gestión, ahora intentará hacer pie dentro del partido.

Es que además de la inserción mediática y del respaldo de los jefes políticos, necesitará ganarse la confianza y el apoyo del resto de los militantes del espacio en las tierras sureñas.

Como contara PRIMEREANDO hace unas semanas, la intervención de Dunster generó un importante revuelo puertas adentro. José María Salustio, presidente del partido en el distrito, blanqueó que no cayó simpática la inserción de un mediático en la interna.

Así las cosas, el PRO cuenta con tres precandidatos para el distrito de Quilmes. Además de Salustio y Dunster, la terna se completa con Miguel Nunzio, referente de María Eugenia Vidal. Aunque, todo puede cambiar en marzo, fecha en la que Mauricio Macri tiene planeado “bajar” al conurbano para hacer campaña y resolver quiénes compiten en las PASO.

Por el momento, el expresidente de Boca, prioriza al hombre de la cara bonita en detrimento de los referentes vernáculos de la derecha sureña.