En una carta a Ricardo Alfonsín, el diputado provincial, Fernando Pérez Gresia, manifestó su posición en favor de un gran acuerdo electoral con otras fuerzas políticas, para derrotar en las elecciones de este año al gobierno nacional.

Allí, el Presidente del Comité de la UCR del distrito Quilmes, llamó "cobardes" a quiénes, dentro del partido, no se pronunciaran en igual dirección, de cara la Convención Nacional del Partido, el 14 de marzo próximo.

La sugerencia estaba implícita y el calificativo situaba en el mismo grupo al propio diputado nacional.

En el escrito, dirigido a Ricardo Alfonsin en su carácter de Presidente de la UCR bonaerense, el legislador solicitó licencia y explicó que entiende “necesario”, suspender su responsabilidad partidaria quilmeña hasta el próximo 10 de diciembre, para sumarse a la campaña electoral para convertirse en Intendente de Quilmes.

Además indicó que la construcción de una alianza que garantice la llegada a un futuro gobierno “No es un proceso que podamos encarar solos”, y que “es un suicidio político y un quitarle cobardemente el cuerpo a las necesidades de nuestros conciudadanos, encerrarnos en la tranquilidad de nuestros colores.”

Claro, sus palabras no hubiesen retumbado tan fuerte en la interna radical si no se conociera de manera pública el posicionamiento del diputado nacional en contra de ese gran acuerdo, promovido en diversas fuerzas políticas tras el acuerdo Macri-Carrió.

Pero Pérez continuó “Estoy sincera y genuinamente convencido que no será ni solos ni encerrados donde podamos hacer crecer a la UCR. Si nuestros principios no toleran la prueba del consenso con otras fuerzas con las que compartimos objetivos estratégicos, algo de nuestra tradición hemos dejado en el camino.”

Pérez Gresia viene recibiendo duras críticas dentro del radicialismo local tras haber conformado un bloque junto a un legislador vinculado a Gustavo Posse, hombre allegado a Mauricio Macri.

De hecho, fue el malestar ocasionado dentro del partido, por esa determinación, la que ocasionó que el diputado quilmeño tenga que pedir licencia como titular de la UCR local.

Pérez Gresia consideró necesaria “la construcción de una alternativa electoral competitiva que ponga a la UCR al frente de un proceso de reconstrucción que saque a la Nación de las ruinas a las que la redujo el kirchnerismo.”

Para el legislador, esa "alternativa electoral" no se dará "sin la prueba del consenso con otras fuerzas".

Ya la semana anterior Pérez Gresia contradijo a su propio padre Carlos Pérez Gresia, vicepresidente de la Convención Nacional, al asegurar: “El radicalismo está a favor de un gran frente electoral opositor”.

El vicepresidente de la Convención Nacional del Partido había manifestado que la posición mayoritaria es la de “preservar y desarrollar el Frente Amplio Unen. Hay un sector minoritario que quiere hacer un acuerdo amplio con toda la oposición. Y otro sector quiere potenciar el acuerdo con Macri”.

Su hijo, es otro de los dirigentes distritales del radicalismo que se suma a la candidatura de Gustavo Posse a la gobernación, elogia su gestión y considera necesario un acuerdo opositor: “Espacio Abierto tiene una idea muy parecida a lo que queremos hacer en Quilmes. Posse tiene capacidad de gestión. Hoy, es el mejor gobernador que puede tener la provincia de Buenos Aires”, había manifestado el hombre oriundo de Quilmes.

Por último, hizo referencia a la posibilidad de alianzas para apuntalar su candidatura a intendente en Quilmes. “Yo soy radical y, obviamente, mi partido me acompañará. Pero con una sola fuerza política no alcanza para transformar una ciudad como queremos hacer nosotros. Este proyecto no excluye a nadie.” cerró Pérez.