"Ante las afirmaciones del intendente electo, Martiniano Molina, acerca del estado en el que se encontraría la ciudad y las dependencias de la administración local, el Municipio de Quilmes informa a los vecinos que todos los servicios municipales y el trabajo en las diferentes áreas del Municipio continúan desarrollándose con total normalidad", se informó ayer en una gacetilla oficial.

Asimismo, se aseveró que "no ha habido ningún hecho de vandalismo ni rotura ni robo de ningún elemento, vehículo o herramienta del patrimonio municipal".

Cabe destacar que las versiones de vandalismo, robos y saqueos de elementos del Municipio por parte de empleados y/o funcionarios, circulan desde hace una semana en forma insistente en todas las redacciones de la ciudad.

Martiniano Molina ha expresado públicamente su opinión al respecto, debido a que fue consultado por la prensa local. La gacetilla oficial, lejos de salir a aclarar las versiones, directamente apunta contra Molina.

Efectivamente, con respecto a la limpieza de la ciudad y al servicio municipalizado de recolección de residuos, "negamos enfáticamente los dichos de Molina, quien en diferentes programas de radio y televisión ha manifestado que 'Desde que se municipalizó la recolección, Quilmes está más sucio que antes´", agrega el escrito.

"No es cierto lo que dice Molina. El servicio de recolección se está desarrollando con normalidad. El intendente Francisco Gutiérrez nos indicó que debemos seguir trabajando como lo hicimos hasta ahora para entregar de la mejor manera el servicio. Ese es nuestro compromiso y sabemos que es por el bien de los quilmeños", aseguró el subsecretario de Gestión Integral de Residuos de la Unidad Ejecutora Ambiental, Adrián Pérez.