José Lemme, presidente del Club Defensa y Justicia, y mano derecha del extinto Julio Grondona, estaría por ser confirmado por Mauricio Macri para disputar la intendencia de Varela desde el PRO.

La búsqueda de figuras locales que han trascendido al ámbito nacional pero que tienen escasa, sino nula, experiencia en la disputa política territorial y en la gestión de políticas públicas, por parte de algunas fuerzas políticas, dejó de ser, al parecer una casualidad y se convirtió, a esta altura, en un modus operandi.

Si bien no es potestad del PRO, eso es lo que sucede, una vez más, con la fuerza de Macri, que al no tener referentes de peso y reconocimiento, apuesta a una figura de conocimiento público a nivel nacional para llegar al votante local.

José Lemme es el presidente del recientemente ascendido Defensa y Justicia, pero su conocimiento como figura pública viene de ser la mano derecha, en la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), de Julio Grondona. En Varela, además, es el dueño de la casa de ropa de niños más importante.

Lo extraño es que los dirigentes locales se burlan de Lemme por su nula participación en política, mientras que en el PRO convierten esa carencia en virtud. “Es un candidato atípico para Varela. El único que no está contaminado por los chanchullos de los políticos de acá, que están todos con todos”, aseguran desde el PRO.

Como sea, el PRO debuta en las PASO de Florencio Varela, y se mete en una compleja interna que tiene, entre sus figuras centrales a tres candidatos del Frente Renovador, y a Julio Pereyra en una disputa feroz con Nuevo Encuentro, de Martín Sabattella.

Pereyra que conoce como nadie el distrito, que gobierna desde 1992, quiere reponerse del golpe que en 2013 le propinó el massismo, quien derrotó por vez primera, una lista suya. Y Pereyra parece ser de los que quiere tener cerca a sus amigos, pero más cerca a sus enemigos.

Es por eso que eterno Barón del Conurbano, Julio Pereyra, sabe que no tendrá una elección fácil. Aunque  mide bien en el distrito y su ascendente territorial es enorme deberá superar los obstáculos que le presentan el massismo desde afuera y el sabbatellismo desde adentro. Por ello, y siguiendo la lógica territorial varelense, se encuentra cerrando acuerdos preelectorales que tienen más chances de prosperar con sus adversarios del FR que con su compañeros de NE.

Es por ello que forjó una relación de apoyo y acuerdos con uno de los tres candidatos que van por la intendencia, en las PASO, dentro del Frente Renovador: Daniel Zisuela, presidente del club Argentino de Quilmes.

El intendente lo apoyaría en la interna massista pero además existiría, según el portal digital La Política Online, un acuerdo comercial, de apoyo en la campaña, a cambio de impunidad en los negociados municipales y un lugar privilegiado en la lista para el abogado Guillermo Poletti.

Esta cercanía con la oposición le permitiría a Pereyra debilitar a Nuevo Encuentro, de Martín Sabbatella, el espacio al que más desconfianza le tiene porque sus dirigentes no tienen nada que ver con las lógicas de construcción locales y escapan a su control omnipresente. Nuevo Encuentro (NE), que conduce el concejal Héctor Salatino, además, le pisa los talones en el distrito.

Estas relaciones irritan a los opositores del PRO que no entran en el armado electoral local, pero, además, denuncian a Julio Pereyra por el control que, en el territorio, tiene de la oposición.