En un comunicado, con firma del propio Mariano Cascallares, el precandidato a intendente detalló que "el Tribunal de Cuentas de la provincia de Buenos Aires dispuso que el Fondo de Financiamiento Educativo debe ser utilizado por los municipios con fines estrictamente educativos y destinado exclusivamente a establecimientos del Sistema Educativo Nacional". Eso pone límites a la utilización con fondos de campaña que el giustozzismo hace de los mismos.

El funcionario puntualizó "en Almirante Brown el municipio se ha convertido en un organizador de recitales y en un repartidor de subsidios con los recursos nacionales que deben tener otro destino específico".

Además señaló que las autoridades municipales "están en falta porque incluso impulsaron una ordenanza utilizando para otros fines como la presunta construcción de un centro cultural recursos del Fondo Educativo, mientras en las escuelas del distrito las necesidades se multiplican".

La ley 26.075 de Financiamiento Educativo establece que esos fondos deben ser utilizados por los jefes comunales para mejorar las escuelas, las condiciones educativas y la escolaridad en el distrito. Y ahora la resolución del Tribunal de Cuentas bonaerense la respalda.

"La ley y el Tribunal de Cuentas disponen que dichos recursos que totalizan más de 3 millones de pesos mensuales que recibe Almirante Brown deben ser destinados a la inclusión en el nivel inicial, a garantizar diez años de escolaridad obligatoria, a erradicar el analfabetismo o mejorar las condiciones laborales de los docentes, pero no a construir centros culturales o hacer recitales o entregar subsidios", agregó Cascallares.

Y finalizó: "la distribución de los recursos del Estado debe apuntar a seguir restituyendo derechos, especialmente en los sectores más vulnerables. La escuela pública debería ser una prioridad para el municipio como lo es para la Nación".