El diputado del Frente Renovador, Darío Giustozzi habilitó para que se ceda la carterlería oficial de Almirante Brown a Florencio Randazzo y dejó así manifiesto un acuerdo con el titular de la cartera de Interior y Transporte.

Esta mañana afiches con el rostro del ministro y Cristina Kirchner aparecieron en espacios oficiales de publicidad del municipio de Almirante Brown.

Es que Giustozzi evalúa un acuerdo para no perder control sobre el distrito que lo catapultó, y  apuesta, para ello, a dialogar con Florencio Randazzo.

La jugada incluiría el armado de un bloque supuestamente randazzista, en el Concejo Deliberante, con ediles de su extrema confianza.

La idea es que desde ese sector se promueva un candidato que se presentaría como randazzista pero siempre responderá al diputado massista, apostando a la interna del Frente para la Victoria en Almirante Brown.

De ese modo, Giustozzi estaría jugando a dos puntas en su distrito: con el kirchnerismo vía Randazzo (su antiguo espacio político) y con el Frente Renovador.

Ese acuerdo quedó blanqueado hoy con la presencia afiches que promueven la candidatura presidencial del ministro, en la cartelería oficial de Almirante Brown.

Se sabe que la relación entre Giustozzi y Randazzo data de mucho tiempo. De hecho, Giustozzi fue asesor de Randazzo cuando este ejerció como ministro de Gobierno de Felipe Solá, en la Provincia.

Antes de saltar al armado de Massa, el líder de Almirante Brown respondía directamente al ministro. Cuando Cristina eligió a Inaurralde, Giustozzi le pidió a Randazzo que fuera convocado o se iría a las filas del Frente Renovador. Así selló su llegada al massismo.