Vecinos de distintos puntos del distrito de Quilmes se autoconvocaron para reclamar seguridad y acciones concretas para paliar la sucesión de delitos que se viven a diario en las calles locales. La movida se vivió en todo el municipio aunque con fuertes diferencias en la convocatoria que hizo epicentro en Bernal y casi se desvaneció en el centro quilmeño.

Uno de los puntos más convocantes fue Bernal Centro donde alrededor de 450 personas marcharon a la sede de la seccional segunda donde entregaron un petitorio al comisario Carlos Boil y hubo airados reclamos al titular de la dependencia policial.

Según informa el Diario El Sol, hoy a las 10 AM los vecinos irán a la Municipalidad a entregar el pedido de medidas al intendente Francisco Gutiérrez.

Sin dudas que en Bernal se escuchó fuerte la demanda de seguridad; bajo la consigna "Quilmes dice basta", los vecinos se concentraron en Belgrano y Zapiola, Bernal; la Catedral de Quilmes; Nuestra Sra. de la Paz en Barrio Parque Bernal; el CPC ubicado en Gran Canaria y Entre Ríos; en la intersección de Jujuy y avenida Calchaquí, Quilmes Oeste.

Familiares de víctimas de hechos de inseguridad también acompañaron el reclamo.

Algunos políticos también se sumaron a las marchas como el concejal de la UCR; Oscar García; el diputado provincial, Fernando Pérez y el precandidato del PRO, Tomy Dunster, entre otros.

Al grito de "seguridad, seguridad" una delegación de vecinos ingresó a la sede de seguridad donde entregaron el petitorio al comisario, Carlos Boil que luego salió al frente de la comisaría a escuchar las quejas de los manifestantes.

Por su parte, en el centro quilmeño la movida no llegó a convocar más de 25 personas que con pancartars y afiches expresaban su cansancio por "vivir encerrados"

Las protestas se dan en un momento complejo desde lo númerico para el jefe municipal. Es que Francisco Gutierrez se encuentra en plena campaña para remontar los guarismos de las encuestas que lo colocan acorralado por el avance del Frente Renovador a nivel local.

Transitando una dura interna con el cacique quilmeño, Anibal Fernandez, el "Barba" deberá ahora encontrar la manera de revertir su imagen y pasar a la ofensiva si no quiere sufrir un revés electoral.