Del homenaje realizado el pasado sábado, participaron los presidentes de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel y el obispo Aldo Etchegoyen; el intendente de Punta Indio, Hernán Izurieta; el diputado nacional Leonardo Grosso; el diputado bonaerense Miguel Funes; el presidente del Comité contra la Tortura de la CPM, Roberto Cipriano; la coordinadora del Programa Jóvenes y Memoria de la CPM, Sandra Raggio; y el concejal del distrito Ricardo Navoni.

La investigación de la muerte del joven se enmarca en una serie de procedimientos judiciales irregulares, a partir de que se delegó en la Policía Bonaerense el esclarecimiento de los hechos, los que culpabilizaron a Santiago Trébol, amigo de Sebastián, por el asesinato.

En declaraciones previas a ​los medios​, el diputado bonaerense de La Cámpora Miguel Funes explic​ó​ que "el asesinato de Sebastian Nicora se suma a la lista de casos donde se combina violencia institucional ejecutada por 'la secta del gatillo alegre', como la denominó Rodolfo Walsh, y la desidia o la complicidad judicial".

Entre las irregularidades que se cometieron en la causa figuran la alteración de la escena del crimen; la requisa sin orden judicial de la casa de Fernanda Nicora y la autopsia del médico forense que determinó que el joven había muerto de un golpe en la cabeza -a partir de una nueva autopsia se comprobó la existencia de un orificio producto de una bala​-​.

El balneario El Pericón, donde se halló el cuerpo del joven, fue el lugar que eligieron familiares para recordar a Sebastián, pero sobre todo para exigir justicia y para concientizar sobre la problemática de la violencia institucional.

El Premio Nobel Pérez Esquivel agradeció a Fernanda “por tener esas sonrisa para la vida y no para la muerte”, le aseguró que el crimen “no va a quedar en la impunidad” y criticó a la policía por “olvidar que su eje fundamental es ser servidores del pueblo”.

En la misma sintonía, la coordinadora de la CPM Raggio cuestionó a las fuerzas de seguridad por utilizar “el hostigamiento, la violencia, la represión, como una forma de pensar el orden social” y aseguró que las principales víctimas son los jóvenes.

En el anfiteatro de Verónica, en donde continuó la actividad, los vecinos se solidarizaron tanto con Fernanda​ Nicora​, como con los familiares de otras víctimas de violencia institucional, que fueron relatando la pérdida de hijos y hermanos, con la compañía en el estrado de los legisladores Grosso y Funes, y el director de la CPM Cipriano.

El diputado del Movimiento Evita aseguró sentir “vergüenza” por el accionar de las fuerzas policiales y de la justicia, que respaldan los intereses corporativos por sobre los del pueblo, y afirmó que la otra caro son “estas madres que transforman el dolor en lucha”.

Funes, por su parte, aseveró que la policía “está surcada por una matriz represiva que todavía impera en la Argentina” y afirmó que acompañará desde su rol de legislador a la familia del joven y a la CPM en su investigación por esclarecer los hechos.

“Nosotros somos Sebastián, nosotros somos Luciano -Arruga-, nosotros somos Lautaro -Bugatto-, y un montón de pibes que la policía nos quita, los medios de comunicación ocultan y que los fiscales, que pueden marchar todo lo que quieran, no se preocupan por investigar y son los que tienen que garantizar justicia”, concluyó el diputado de La Cámpora.