En una sesión muy picante, el sector del Frente Renovador que conduce el precandidato Nicolás Russo evitó con su voto que la oposición (con el resto del massismo incluido) removiera al presidente del Concejo Deliberante, el oficialista Héctor Bonfiglio. Más allá del resultado, el episodio expuso la compleja situación política que atraviesan todos los espacios en el distrito.

El pedido de cambio de autoridades surgió a raíz de una gresca con vecinos que se generó dentro del HCD días atrás. Supuestamente, la cabeza del Concejo “no actuó como correspondía”. Desde luego, el suceso fue la excusa para que se desarrolle una movida que finalmente fue derrotada con una ajustada votación 13 a 10.

Según distintas fuentes que pudo consultar PRIMEREANDO, el trasfondo político de la jugada contra Bonfiglio contó con la mano encubierta del intendente Darío Díaz Pérez. Históricos aliados, el presidente del HCD y el intendente se pelearon recientemente. El apoyo de Bonfiglio a la precandidatura del secretario de Justicia, Julián Álvarez, terminó de romper el vínculo y Darío fue en busca revancha.

Si bien contó con el apoyo de todos los sectores de la oposición (a excepción de Russo), la presentación para remover a Bonfiglio fue impulsada por los concejales massistas Gabierl Dimasi y Cristian Bosio. Según cuentan, el intendente mantiene acuerdos ocultos con este binomio de ediles que no responden ni a Russo ni a Noelia Quindimil.

Por supuesto, a la hora de contar los porotos, los concejales que siguen fieles a Díaz Pérez, votaron en contra del cambio de autoridades. “La jugada fue por atrás, pero no pública”, explicó un conocedor del paño a este medio.

Así las cosas, el que quedó más expuesto en los papeles fue el precandidato massista Nicolás Russo. El expresidente del club granate quedó en el ojo de la tormenta, ya que toda la oposición lo acusa de haberse aliado con el oficialismo.

Como explicación por su voto, Russo había manifestado en la previa de la sesión: “no somos destituyentes”. Con esa declaración el massista adelantaba que no respaldaría el pedido impulsado por el resto de la oposición.

En los hechos, si el oficialismo hubiera perdido el presidente del Concejo, su baja hubiera sido sensible ya que las fuerzas están muy parejas. Varias sesiones del concejo de Lanús terminaron con votaciones empatadas. En esos casos, el titular del HCD cuenta con voto doble. Pero, ni siquiera esa situación le hizo mover un pelo a Díaz Pérez en su furia vengadora. Mientras que el que sí hizo tratativas para salvar el pellejo de Bonfiglio fue la principal némesis intestina del intendente, Julián Álvarez.

Lo que sucedió en el Concejo esta semana refleja la delicada situación que atraviesan las fuerzas políticas de Lanús. Las Primarias encuentran tanto al FpV como al FR envueltos en una interna durísima.

Operaciones encubiertas, apoyos subyacentes y votos cruzados, dan cuenta de la intensidad con que se vivirán las PASO en el distrito del sur.