La tierra de la cerveza desde este año puede ser bautizada como farandulandia. Es que al desembarco en la política del periodista deportivo Walter Queijeiro, quien en 2013 se convirtió en concejal por el Frente Renovador, este año se le sumaron el modelo Tomy Dunster, seducido por el macrismo, el novio de Verónica Ojeda, el cuñado del Kun Agüero y hasta estuvo a un paso de dar el salto Cristian U.

A ese grupo habrá que sumarle, también desde el PRO, al conocido chef Martiniano Molina, quien competirá en las PASO con el sello amarillo.

De acuerdo a las negociaciones que lleva adelante el macrismo local están tramando una lista de unidad en la que confluyan Dumster y Molina con otros dirigentes locales que vienen más de la política "tradicional".

Martiniano, más allá de ser una cara de la tele, es un tipo relacionado con la política. Su padre José Molina es dirigente desde hace años y fue concejal en la primera intendencia del Barba Gutiérrez, en el 2003, con quien compartió la cabeza de lista, lo que le permitió ser una especie de "viceintendente".

Más tarde la relación con el también líder de la UOM local se rompió y Molina padre se alejó luego del Frente para la Victoria.

Martiniano, por su parte, siempre se mostró muy cercano a la política (más allá de su padre), y en especial al kirchnerismo: el primer punto fue su participación en Cocineros Argentinos, el programa que condujo desde 2009 en la TV Pública (luego se fue por "diferencias culinarias").

El otro punto es su relación con el intendente de Berazategui, el kirchnerista Juan Patricio Mussi. Desde el año pasado Martiniano presenta una vez por mes un mercado ecológico, donde en diferentes espacios públicos y municipales, despliega los locales gourmets y saludables. El mercado es bancado por el Municipio y cuenta con el auspicio del Ministerio de Cultura de la Nación, que aporta shows gratuitos para el evento. Habrá que ver qué sucede ahora cuando en el kirchnerismo se enteren que competirá en la vereda de enfrente.