Tras muchos amagues y hasta un momento de crisis, Mariano Cascallares se decidió finalmente a lanzar su candidatura para conquistar la intendencia de Almirante Brown y devolverle al kirchnerismo el único distrito que se le rebeló en la tercera sección electoral. El camino por delante para el presidente del bloque de concejales del Frente para la Victoria es de todo menos llano, pero Cascallares se siente con confianza y sigue sumando respaldos.

"Logramos que 100.000 vecinos nos acompañen en las últimas elecciones, pero sobre todo por lo hecho en el distrito, en la provincia y en la Nación, que va de la mano de objetivos muy claros que se han marcado desde el proyecto nacional que conduce la compañera Cristina Fernández de Kirchner y a nivel provincial Daniel Scioli”, celebró Cascallares, hombre del gobernador bonaerense.

El último fin de semana, Cascallares sumó el apoyo de Alicia Kirchner y su movimiento Kolina. Aunque la ministra de Desarrollo Social no pudo estar presente, envió en su lugar a su número dos, Carlos Castagneto, quien se juega su propia parada en la provincia de Buenos Aires para ocupar el sillón de La Plata.

En el marco de la Jornada "Mujeres construyendo un país diferente" que tuvo lugar en el Fútbol Club de Burzaco, Castagneto no ahorró municiones contra Darío Giustozzi, referente massista que amaga con volver a competir por la intendencia y bajarse de sus anhelos provinciales ante las últimas encuestas. Los sondeos muestran que ni Giustozzi despega ni Daniel Bolettieri, su sucesor, reúne fuerza suficiente para retener el feudo en octubre.

Castagnetto acusó a Giustozzi de querer estar en tres lugares al mismo tiempo, "como intendente, diputado y precandidato a gobernador". "Una persona no puede hacerlo", lo criticó.

El encolumnamiento de Kolina detrás del candidato sciolista es también un tirón de oreja para otro massista que volvió a la familia kirchnerista, luego de un paso por el Frente Renovador. Se trata de Mariano San Pedro, quien respaldó públicamente la precandidatura presidencial de Florencio Randazzo a cambio de un visto bueno del ministro de Interior y Transporte a su armado municipal. Cascallares confía en que su lealtad al proyecto —en definitiva, fue él quien dirimió voto a voto el distrito con el massismo el año pasado— se premie.

“Hemos logrado que muchos dirigentes de Almirante Brown se hayan sumado al Frente para la Victoria y nuestra expectativa es militar y hablar con los vecinos. Desde el FPV hemos logrado una herramienta fundamental para la democracia argentina, las PASO, así que si otros dirigentes de Brown quieren participar de las primarias, bienvenidos sean. Lo que fortalece al proyecto es la discusión, el debate y la militancia”, señaló Cascallares.