La decisión de la UCR de formalizar una alianza con el PRO resquebrajó todavía más al Frente Renovador de Sergio Massa, que se pierde así de contar con la estructura nacional de los boinas blancas. El ganador provincial de las últimas elecciones tiene problemas para retener el armado y cada vez son más los candidatos que se fugan o mantienen conversaciones con otros espacios políticos. Esto último es lo que sucede con Walter Queijeiro.

El concejal y precandidato a intendente del Frente Renovador nunca perdió el diálogo con el macrismo. Un eventual pase podría volverse una opción real si el tigrense continúa perdiendo terreno y se asienta el espacio del macrismo.

Si bien el periodista no ha separado su imagen de campaña de la del líder del FR, ni mostró gestos de alejamiento, fuentes consultadas por Primereando confirmaron que las charlas con el PRO existen y son frecuentes.

Uno de los factores que sustentan este hipotético pase es que el desembarco de Queijeiro en política fue de la mano del partido de Macri. En 2013, Horacio Rodríguez Larreta lo había presentado como la promesa aurinegra para Quilmes.

Sin embargo, cuando el ingeniero negoció no presentar listas propias en la Provincia para fortalecer a Massa, Walter quedó boyando y rápidamente se encolumnó detrás de +A. Desde allí gestó una gran elección y se impuso como el hombre más votado de Quilmes en las últimas legislativas.

El otro dato no menor es el alto nivel de conocimiento que tiene para los votantes. Por su exposición mediática, el panelista de TV tiene la ventaja de contar un nombre propio que va más allá de la estructura partidaria que lo contenga. En caso de que el desplome de Massa sea imparable, Queijeiro podría despegarse con más facilidad.

El tercer factor es que el experimento Tommy Dunster no está dando resultados favorables en el PRO. La apuesta mediática no es un recurso infalible y el modelo no gozaría de la aprobación de los vecinos en las urnas. El macrismo también cuenta con Darío Nunzio Miguel, que viene algo mejor en encuestas. Asimismo, efectivizar el retorno del periodista resulta una movida más que tentadora.

Un virtual egreso del concejal de Quilmes podría representar una verdadera patada descendente para Massa. Es que para que el diputado nacional pueda llegar al sillón de Rivadavia, depende de hacer una buena elección en el conurbano y los resultados de cada distrito son vitales para la general.

La lista de bajas que comenzó con la salida de Gustavo Posse (San Isidro), la no llegada de Martín Insaurralde (Lomas), continuó con la reciente fuga de Miguel Saredi (La Matanza), solo por citar algunos ejemplos. A esta altura el logo +A podría cambiar por el del signo menos.